Loading...

EL RETO DE LAS SEIS SEMANAS

Klara Senior

5


Fragmento

Prólogo

Así como suena, así de simple...

Como locutor de radio y presentador de televisión he tenido la oportunidad de conversar con gente maravillosa sobre diversos temas. Con cada entrevista he aprendido a conocer a mis invitados y me he familiarizado con sus experiencias y sapiencias...

Uno de los temas que más disfruto, quizás digna herencia de mi padre, es el de la salud. Por eso, cuando mi amiga, la doctora Klara Senior, me llamó y me dijo: “Pedrito, voy a publicar El reto de las 6 semanas. ¡Lo logramos!”, inmediatamente recordé la primera vez que conversé con ella y cómo, de forma imprevista y casi al azar, surgió la idea de crear UN RETO que nos permitiera a los “pasaditos de peso” perder kilos de forma rápida, segura, organizada y sobre todo saludable, sin que esto generara un trauma o una especie de odisea liberadora de grasas con estrictas dietas y extenuantes jornadas de ejercicio. ¡Porque vamos a estar claros! No todo el mundo tiene ese espíritu atlético que se desata con furia cuando ve un gimnasio o una caminadora. Y ni hablar de aquellos como este servidor: sibarita y amante de los sabores y las delicias del paladar.

Recibe antes que nadie historias como ésta

Así que definitivamente me sentí como “pez en el agua” cuando la doctora Senior irrumpió en mi estudio con su gran simpatía y asertiva manera de abordar el tema de “Cómo quitarse esos kilitos de más”. Se presentó como la doctora Klara –con “k”– Senior y me causó mucha gracia porque no paraba de hablar. Con su gran elocuencia y carisma cautivó a nuestra audiencia, siendo extremadamente precisa y aguda con los temas de medicina estética, antienvejecimiento y salud que abordamos. Lo que ella desconocía era que su entrevistador era un “gordito” que había probado absolutamente todos los métodos conocidos hasta la fecha para adelgazar. ¡Todos! La mayoría de las veces sin obtener resultados.

Así que a medida que transcurría la entrevista y ella hablaba de técnicas súper novedosas, recomendaciones nutricionales para adelgazar, herramientas para corregir el síndrome metabólico y aparatos de nueva generación para erradicar la grasa localizada y la flacidez, me resurgían nuevas preguntas enfocadas en encontrar el mejor y más efectivo método para perder peso y ganar salud.

¿Por qué 6 semanas?

Durante nuestra conversación me di cuenta de que faltaban 6 semanas para el carnaval y luego 6 semanas más para Semana Santa. Yo necesitaba perder unos kilos y se me ocurrió proponerle un reto. Un reto de 6 semanas. Y le dije: “Doctora, con todas estas recomendaciones que nos está brindando, ¿cuántos kilos es lo más saludable que podemos perder por semana? ¿Es posible perder un kilo semanal? ¿De aquí al carnaval cree posible que le digamos adiós a 6 kilos cuando menos?”. La doctora Klara asumió ese reto que le propuse y se convirtió en todo un éxito para mí, para ella y para todos quienes nos siguieron a lo largo de esas 6 semanas a través de las redes sociales, consultas personalizadas en su clínica o, vía correo electrónico y a través de su portal web www.reto6semanas.com.

Así nació el reto de las 6 semanas: sencillo, efectivo y saludable.

Ahora, ¿por qué 6 semanas? Evidentemente tenía que ver con esa preparación corporal para una temporada vacacional como el carnaval, que en nuestro país, Venezuela, es sinónimo de playa, bronceado y, por supuesto, cuerpos al sol con el correspondiente deseo de lucir bien dentro del traje de baño. Sin embargo, analizándolo más en profundidad, Klara y yo llegamos a la conclusión de que, psicológicamente, es mucho más fácil y realista proponerse una META a corto plazo, tangible y factible.

Es más fácil que uno pueda hacer ese “clic mental” necesario para cambiar los malos hábitos alimenticios y decir “Asumo el reto de perder 6 kilos en 6 semanas”, una PROMESA que cualquiera puede proponerse, pero sobre todo CUMPLIR. Creo firmemente en la voluntad y la actitud frente a la vida.

La base del éxito para cualquier proyecto que emprendamos en la vida es plantearnos una meta. Y en el caso de nuestro reto de las 6 semanas puede ser algo tan sencillo como por ejemplo: “quiero entrar en ese jean que hace años no me pongo”, “voy a la playa y me quiero poner un traje de baño muy sexy para las vacaciones”, “voy a una boda en mes y medio y quiero volver a entrar en ese traje” o, incluso, más importante y trascendente: “quiero poder correr detrás de mis hijos, subir las escaleras sin cansarme o sin que me duela hasta el alma, recuperar mi salud y mi autoestima…”. Así que esa visualización es la primera fase para activar el poder de la mente y encontrar la motivación que necesitas para alcanzar de forma más rápida tu meta.

Una vez que tomas la decisión de asumir el reto, ese compromiso es “íntimo”, no es con nadie más, es “contigo mismo”. Al haber hecho ese “clic mental”, te aseguro que tendrás más de la mitad del recorrido hecho. La mente es muy poderosa, la autosugestión también.

De hecho, para reforzar tu reto te recomiendo repetirte varias veces al día esta afirmación: “Soy delgado(a) por lo que hoy como de forma saludable y equilibrada. Soy fuerte. Me quiero y me acepto. Mi mente está en armonía con mis deseos”. Creeme que los resultados son maravillosos. Por eso es que hice “clic” con este RETO, que comenzó en una entrevista en @circuitoexitos 99.9 FM, continuó en mi programa de televisión “Con Todo y Penzini” como un segmento 6 semanas antes de cada fecha vacacional y hoy se materializa en estas páginas, que estoy seguro serán mucho más que una guía para perder peso.

El tiempo que inviertas ahora en mejorar y cambiar tus hábitos y estilo de vida te hará sentir más saludable, aumentarás la confianza en ti mismo y estarás mucho más delgado y lleno de energía.

Podemos comenzar nuestro #reto6semanas el día que nos provoque (no es necesario que sea lunes), como dice mi estimada doctora Senior: “El momento es AHORA”. Hay que arrancar justo cuando tomamos conciencia y hacemos el “clic mental”, cuando te dices a ti mismo: “Asumo mi reto: 6 kilos menos de grasa en las próximas 6 semanas”. Este es el mejor momento, aquí y ahora.

En conclusión, el reto de las 6 semanas ha sido todo un éxito. Miles de personas han podido lograr sus metas comenzando por 6 semanas. La doctora Klara siempre me ha comentado que cuando abordamos el tema, bien sea en radio o televisión, son innumerables las llamadas telefónicas a su Instituto Médico Esteti-K y muchísimos los mensajes recibidos a través de sus cuentas de Twitter e Instagram @klarasenior y @tu_reto6semanas, correos electrónicos y suscripciones en su portal web.

Hombres y mujeres de todas las edades de todo el mundo le solicitan día a día las técnicas, dietas y ejercicios que ella junto a su equipo médico aplican para perder peso en pocos días. Klara me dice: “Pedro, es que tú hipnotizas a la gente”. “¡No es que yo hipnotice a la gente!”, le respondí. “Es que yo he pasado y sigo pasando por los mismos problemas que genera el tener sobrepeso... Pienso que por eso mi audiencia se ha sentido identificada y buscan resolver sus problemas”.

Pero lo más importante es que este reto no solo sirva para perder peso. Este reto de las 6 semanas puede ser utilizado para cambiar un mal hábito, dejar de fumar, dejar de tomar, cambiar un régimen alimenticio, cambiar una dieta si se es diagnosticado con diabetes, intolerante a ciertos alimentos como lácteos y gluten, prepararse para una operación, para preparar pacientes para cirugía bariátrica de manga gástrica o bypass gástrico, y así para cualquier situación.

Recuerda que cambiar un hábito toma 21 días, lo que significa que al final de estas 6 semanas seguro habrás cambiado tus malos hábitos, sedimentado tus resultados y te habrás encaminado hacia una nueva forma de ser saludable.

Si tienes dudas o preguntas, te invito a que tomes este libro, lo coloques en tu mesa de noche y comiences desde ya a gestar ese cambio en tu vida, pero lo más importante: que seas más feliz porque tú lo mereces.

La propuesta de la doctora Klara es holística. Un reto que comprende un plan nutricional equilibrado, ejercicio físico y algunas técnicas estéticas avanzadas. Espero que este libro no solo logre motivarlos a comprometerse con su propio reto de las 6 semanas, sino que puedan lograr sus metas y con ello aumentar su autoestima, mejorar su salud y calidad de vida.

El cambio comienza desde adentro, por aprender a quererte, a confiar en ti y a CREER EN TI. Definitivamente ¡SÍ SE PUEDE! El reto de las 6 semanas es parte de mi vida… y tú… ¿aceptas el reto?

Pedro Penzini López*

Pedro Penzini es asesor financiero registrado en la Comisión Nacional de Valores de Venezuela; fue corredor público de Bolsa en Wall Street y vicepresidente de prestigiosas empresas financieras internacionales. Desde 2011, conduce y produce el espacio en televisión: “Con todo… y Penzini” de Globovisión y recientemente publicó su libro, El poder de tu mente.

Primera parte


Un cambio en tu estilo de vida

Capítulo 1
Un cambio en tu estilo de vida

¡Es un reto! Sí, es un reto contigo, con todo lo que significa, y es una meta muy clara.

A lo largo de mis 17 años de experiencia como médica en el mundo de la medicina estética, el antienvejecimiento y el manejo de la obesidad, he atendido todo tipo de pacientes y conozco sus historias, frustraciones y deseos desde lo médico y lo humano. Siempre me he preocupado por brindarles un tratamiento acorde a sus necesidades y expectativas. Pensando en ellos y en mi propia experiencia personal, diseñé este método de adelgazamiento efectivo y práctico, el RETO DE LAS 6 SEMANAS, porque la gente quiere ver resultados… y ¡pronto!

Sabemos que funciona… ¡Está probado! Tenemos mucho tiempo ayudando a hombres y mujeres a bajar de peso como debe hacerse, pero, sobre todo, a sentirse felices, a cambiar su estilo de vida y a agradecer por todo lo que han alcanzado.

6 semanas es el tiempo que dura el desafío…
6 semanas son suficientes…
En 6 semanas pensarás diferente, te verás diferente…
¡Te sentirás diferente!

Una de las inquietudes que con mayor frecuencia me plantean mis pacientes en la consulta es: “Doctora, me gustaría cambiar mi cuerpo”. Esa frase describe la necesidad que todos hemos sentido en algún momento de la vida, porque definitivamente parte de la naturaleza del ser humano es ser inconforme. Por ejemplo, muchas mujeres desean tener el cuerpo perfecto de las supermodelos que ven en la televisión, en las vallas publicitarias o en las revistas, pero la “genética”, las exigencias del “trabajo”, los hábitos de alimentación (y en ocasiones el Photoshop) de esas súper modelos son diferentes a los de la mayoría de nosotros, los comunes mortales, y se convierten a veces en patrones de belleza casi inalcanzables y generan ansiedad y una gran frustración.

Ahora bien, ¿realmente es posible “cambiar el cuerpo”? La respuesta es sí. Claro que sí. ¡SÍ SE PUEDE! Requiere esfuerzo, constancia y dedicación, trabajar desde la autoestima. Pero además se necesita un plan, una metodología, una estrategia para lograrlo… Cuando asumes el compromiso y le dices que sí a todo esto, ¡aceptas el reto!

Así comienza esto, con un mensaje que para mí resulta totalmente inspirador: ¡ACEPTO EL RETO! Y además fue un reto para todo nuestro equipo de trabajo.

Después de haber sufrido de hipotiroidismo y de obesidad, de haber pasado por tres embarazos seguidos y de haber invertido muchísimas horas en el desarrollo de técnicas apropiadas para moldear y fortalecer la figura, diseñé un RETO que me permitió brindarle ayuda a los demás y poder ayudarme también a mí misma. La historia comenzó en 2011. El Reto tomó forma durante una entrevista que me hizo Pedro Penzini en su programa de radio, 6 semanas antes de las vacaciones.

Una de las preguntas más importantes de aquella fabulosa entrevista que dio vida a este Reto fue “¿Cuántos kilos se pueden perder de forma saludable en 6 semanas?”, a propósito de que faltaban exactamente 6 semanas para el carnaval. Y la respuesta fue muy simple: de ½ a 1 kilo semanal. Pero eso sí, ¡MÁXIMO UN KILO POR SEMANA! Es lo adecuado para no desbalancear nuestro organismo ni afectar nuestra salud, pero sobre todo para poder mantener los resultados en el tiempo.

Así comenzó el reto de las 6 semanas, primero en la radio y luego de inmediato en Twitter, a través de @tu_reto6semanas con @klarasenior y @ppenzini, donde ayudamos a miles de personas de todo el mundo a lograr su sueño de alcanzar su “peso ideal” de forma saludable. Fue tan exitoso en cuanto a la aceptación y los resultados, que luego lo llevamos a la televisión.

La primera fase del Reto la asumieron mis amigas y pacientes. Los resultados fueron muy alentadores, lo que me estimuló a dedicarme a perfeccionar el programa para poder ofrecerles un método 100% reproducible y tener la certeza de decirles que SÍ ES POSIBLE PERDER 6 KILOS EN 6 SEMANAS DE FORMA SALUDABLE y sí es posible también mantener los resultados en el tiempo.

Porque muchos pacientes llegan a mi consulta, se sientan frente a mí y lo primero que me dicen es: “Doctora, ya he probado todas las dietas que existen. Lo he hecho absolutamente todo, con casi ningún resultado, y lo peor es que siempre vuelvo a mi peso original”.

¿Por qué engordamos?

¿Por qué no puedo bajar de peso con facilidad? ¿Por qué, cuando finalmente logro adelgazar, al poco tiempo vuelvo a engordar incluso más de lo que estaba antes?

La razón por la que aumentamos de peso y engordamos muchas veces no obedece a una causa única sino a la suma de numerosos factores biológicos, nutricionales, físicos, ambientales e incluso psicológicos y genéticos. Es importante conocer estos factores para detectar dónde y cómo podemos intervenir para corregir el problema.

Engordamos cuando:

Tenemos hábitos alimenticios inadecuados. Comemos en exceso. Consumimos una gran cantidad de alimentos ricos en grasas y carbohidratos (carbohidratos almidonados como pan, pasta, arepas, arroz, dulces y azúcar… o incluso un excesivo consumo de frutas). Usamos un exceso de grasas para cocinar o aderezar nuestras comidas y ensaladas. No tenemos un horario regular de comidas. Picoteamos frecuentemente entre comidas. Probamos 20 veces las comidas mientras las cocinamos. Acostumbramos a comer dulces y alimentos ricos en azúcar, postres como tortas, galletas con leche, caramelos, chocolates, etc. Nos paramos habitualmente de madrugada a comer. Tomamos muchos jugos y bebidas ricas en azúcares (más adelante hablaremos de las calorías líquidas). Tenemos poca actividad física (sedentarismo).

Este último punto no se trata solo de actividad física con pesas en el gimnasio; hablo de la pérdida de aquella buena costumbre de subir las escaleras, pasear y correr en el parque, jugar con tus hijos. Pareciera que muchos de aquellos viejos hábitos que manteníamos cuando éramos niños se van perdiendo a lo largo de la vida.

La tecnología, con la gran cantidad de equipos electrónicos disponibles en el mercado, hace que cada vez necesitemos movernos menos para “alcanzar lo que queremos”. Ya casi nadie va al supermercado o a comprar el periódico en bicicleta, por ejemplo (de hecho, actualmente la mayoría de los periódicos son electrónicos).

En mi país, Venezuela, así como en muchos otros países del mundo, no se puede salir a correr por las calles como antes por la gran inseguridad. Pasamos horas y horas trabajando frente a un computador o jugando con tabletas y otros equipos electrónicos, donde apenas tenemos que mover “uno o dos dedos”. Llegamos a la puerta de nuestros trabajos directamente y subimos por ascensores en vez de usar las escaleras. Y cada vez es más frecuente ver en el parque a los niños jugando y “nosotros sentados” con nuestros celulares “inteligentes” sin perseguirlos o, peor aún, vemos familias en el parque donde el niño, que debería correr tras la pelota o subir la escalerita para lanzarse una y otra vez por el tobogán, también está hipnotizado tras la pantalla de un juego o una tableta electrónica.

En fin, todos estos viejos buenos hábitos que teníamos se han perdido con el devenir de la tecnología y nos hemos convertido en una sociedad sedentaria donde nuestro nivel de actividad física es mínimo o casi inexistente, lo cual no nos permite gastar las calorías consumidas, muchas veces en exceso.

Adicionalmente, a medida que envejecemos, nuestra masa muscular va decayendo progresivamente, entre otras cosas por el descenso “normal” de la producción de la hormona del crecimiento. Esta, dentro de algunas de sus funciones, tiene como buen propósito el mantenimiento de la masa muscular y la disminución de las grasas. Es una hormona lipolítica, es decir que destruye o ayuda a liberar la grasa corporal, siempre que nuestra ingesta de comida no sea excesiva. Esto, sumado a la reducción de la actividad física, hace que perdamos masa muscular y que ocurra un desbalance entre lo que ingresa y lo que gastamos. Esa disminución de la actividad física sin mermar proporcionalmente la cantidad de la comida ingerida inevitablemente llevará a un aumento de peso y/o de grasa corporal por un excesivo ingreso de energía (abundante ingesta) con una reducción del gasto energético (sedentarismo).

Otras razones que pueden estar colaborando con tu aumento de peso pueden ser: