Loading...

NO CREO PODER TOCAR EL CIELO CON LAS MANOS

Safo

0


Fragmento

 

Afrodita inmortal de trono cincelado,

hija de Zeus, urdidora de engaños, te ruego

no domeñes con ansias ni desasosiegos

mi corazón, señora;

mas ven aquí, si alguna vez antaño

oíste mis clamores desde lejos

y dejaste la casa de tu padre

para venir a verme

en tu carro de oro. Te traían del cielo

hermosos y veloces gorriones

aleteando espesamente hacia la tierra negra

a través del aire,

y llegaron deprisa. Tú, bienaventurada,

con una sonrisa en el rostro inmortal,

me preguntabas qué me había acontecido

y por qué te llamaba,

y qué quería tanto que ocurriera

con el corazón enloquecido. «¿A quién he de convencer

de que sea tu amante? ¿Quién, Safo,

quién te atormenta?

Si ahora huye, pronto te perseguirá;

si no acepta regalos, los dará;

si no te ama, pronto te amará,

Recibe antes que nadie historias como ésta

aunque ella no quiera.»

Vuelve a verme, ahora como antes,

deshazme de cuidados, y cuanto mi corazón

desea que se cumpla, cúmplelo, y tú, diosa,

sé mi aliada.

 

Baja a este templo santo, donde hay un bosque ameno

de manzanos, y hay también alt ...