Loading...

¿POR QUé NO FLUYE EL AMOR EN MI VIDA?

Ana Mercedes Rueda

0


Fragmento

Introducción

Cómo puede ayudarte este libro a mejorar tu vida emocional y afectiva

¡Tú mereces ser feliz en el amor!

En mis más de treinta años de experiencia entregando mensajes de Dios mandados a través de sus ángeles a hombres y mujeres, he podido comprobar que el aspecto emocional y de pareja es quizás el ganador en cuanto a sus inquietudes y lo que en gran forma los motiva a buscar una guía de tipo espiritual para alcanzar la armonía y estabilidad que tanto anhelan.

“¿Por qué, si yo soy una persona buena, bonita/guapa e inteligente, no he logrado tener suerte en el amor?”, “¿Por qué siempre termino en una decepción?” o “¿Por qué mi pareja no me ama como yo la amo a ella?”, son solo algunas de las preguntas que repetidamente escucho durante mis consultas.

No hay una única respuesta, pues cada uno de nosotros vive experiencias particulares y tiene un proceso de crecimiento interior, personal y espiritual diferente, así que, dependiendo de lo anterior, las situaciones en nuestra vida afectiva cambiarán. Sin embargo, al recibir las respuestas que Dios entrega a quienes plantean esas inquietudes, he podido encontrar varios temas comunes que busco presentarte en este libro para que así puedas tener mayor claridad sobre los posibles bloqueos que en forma de sentimientos o pensamientos guardas dentro de ti, y que han afectado —o continúan haciéndolo— tu vivencia en el tema emocional y afectivo.

Recibe antes que nadie historias como ésta

A lo largo de estas páginas encontrarás una lista de aquellas inquietudes que quizás tú mismo te has formulado y que en momentos de angustia o desconsuelo has incluso gritado a Dios desde lo más profundo de tu alma. “La respuesta está dentro de ti”, he escuchado siempre por parte del Padre Celestial a través de sus ángeles. Por lo tanto, mi propósito es ayudarte a encontrar esas respuestas, para que puedas dar un giro total a tus emociones y puedas encontrar y sentir el amor verdadero, ¡pues tú lo mereces!

Cómo usar este libro

En la primera parte te doy una explicación detallada de lo que he llamado los enemigos y los bloqueos en el amor. Con frases y expresiones que he escuchado —o que yo misma en algún momento he dicho—, hago una presentación de aquellos sentimientos, ideas, creencias, actitudes y comportamientos que quizás te han acompañado desde tu infancia y que han tenido un efecto nocivo en la manera en que te has relacionado con los demás.

Es muy importante que leas esta sección con detenimiento y calma, pues mi objetivo es que encuentres esos enemigos escondidos y seas más consciente de lo que te ha limitado en el amor. De esa manera, podrás enfocar tu atención en ellos y comenzar un proceso de liberación y desintoxicación emocional que permitirá que el amor fluya libremente en tu vida.

En la Parte II encontrarás una guía con las herramientas que te ayudarán a prepararte para la acción. Podrás identificar cuál es tu estilo de amar y verás como Dios y tus ángeles te apoyan en la manifestación de tus sueños en el amor. Aprenderás a reconocer una relación de alma gemela, cómo limpiar tu energía para darle la bienvenida al amor y, en general, conocerás los diferentes pasos que tienes a disposición para atraer aquello que tanto anhelas en el amor.

La Parte III explica los otros tipos de relaciones que existen, como las relaciones de familia, amigos y compañeros de trabajo, con consejos prácticos y ejercicios para identificar los aprendizajes que cada una de ellas te quiere entregar para ayudarte en tu evolución interior y como ser humano.

Finalmente, en la Parte IV encontrarás ejercicios que te ayudarán puntualmente a cerrar la energía del desamor y a abrir la puerta al amor verdadero, así como varias oraciones dirigidas a Dios pidiéndole armonía, protección y estabilidad afectiva y emocional, y un resumen de los tips celestiales más efectivos para manifestar la relación que has soñado.

A lo largo del libro encontrarás textos destacados con mensajes que los ángeles me han entregado en el transcurso de los años con respecto al amor, y que a nivel personal me ayudaron enormemente, no solo para mi crecimiento interior, sino, especialmente, para la manifestación de aquello que siempre había soñado vivir a nivel emocional. ¡Quise compartírtelos pues sé que te pueden ayudar! Si lo deseas, acude a ellos en forma de oráculo, tomando el libro regularmente y abriéndolo de forma aleatoria, para que así Dios, por medio de tus ángeles, te entregue el mensaje que necesitas recibir en ese momento de tu vida afectiva.

Mi objetivo primordial con estas páginas es decirte que aunque parezca que no hay solución, sí la hay; y que, aunque creas que no existe una oportunidad para que seas feliz en el amor, sí existe. Si te sientes o piensas así, te entiendo; yo me sentí y pensé de esa manera por varios años. Sin embargo, cuando comencé a prestar atención a lo que Dios me decía a través de mis ángeles, todo comenzó a cambiar para bien. En el momento en que tomé acción buscando una transformación interior en mí para atraer el amor, mi energía se desbloqueó y el amor llegó a mi vida. Si yo lo logré, ¡tú también puedes!

Dios desea más que nadie que seas feliz; Él te creó para que en tu vida como ser humano puedas conocer y experimentar el sentimiento del amor. Lo importante es que nunca dejes de creer en esta promesa y que humildemente aceptes aquello que se ha interpuesto en tu camino para que puedas de una vez por todas eliminarlo de tu vida, ¡y así ser tan feliz como quieres serlo!

PARTE I

¿Qué bloquea tu vida afectiva?

Capítulo 1

¿Por qué soy “de malas” en los temas del corazón?

Un día, mientras escribía este libro, estaba sentada en frente de la pantalla de mi computador sintiendo un poco el bloqueo del escritor (¡como se suele denominar a esos momentos en los cuales la musa de la inspiración parece estar en un sueño profundo!). Pedí a los ángeles una frase que expresara lo que quizás la mayoría hemos sentido en algún momento de nuestra vida afectiva y emocional.

Al primer intento, no sentí ninguna respuesta, pero luego de un rato lo volví a intentar y, de un momento a otro, sentí mis ojos moverse instintivamente hacia un archivo que tengo en el escritorio del computador, en el cual guardo preguntas que recibo por parte de mis seguidores en redes sociales. “Casualmente” (si has leído mis libros anteriores sabes por qué pongo esta palabra entre comillas, y es porque soy una total convencida de que todo sucede por causalidad), dentro del texto estaban unas preguntas que varias personas me hacían sobre el tema del amor. Una de ellas era: ¿por qué duele tanto el amor si es algo tan hermoso? Desde ese momento, esas palabras quedaron grabadas en mi mente y corazón, y forman parte de los cimientos de este libro.

Quizás tú mismo te has formulado la misma pregunta en algún momento en el cual amar a alguien te ha causado dolor. ¿Por qué amar duele tanto a veces?, ¿por qué, si es lo más hermoso que existe, tiene que hacernos sufrir?

No hay una única respuesta y créeme que quisiera tener esa varita mágica para entregarte la solución perfecta y eliminar ahora mismo los retos que debes afrontar en tu vida emocional y afectiva (¡ya quisiera ser un hada madrina!); infortunadamente, ni yo puedo hacerlo, ni nadie más. Solo tú con la ayuda de Dios puedes lograr un cambio real y de raíz. No obstante, lo que Dios y los ángeles sí me han permitido es recibir mensajes que puedan aclararte un poco más ese panorama, que posiblemente ves un poco o muy oscuro, ¡y mostrarte que siempre hay una luz y una salida!

¿Cómo se elimina esa oscuridad? Con la luz que trae la claridad. Por ello, mi propósito fundamental es guiarte hacia la forma en que puedas encontrar respuestas que te ayuden a entender por qué las cosas en el amor no te han salido como tú las has querido o, en otras palabras, por qué has tenido la “suerte” que has tenido hasta el momento.

¿Qué puede ocasionar la “mala suerte” en las relaciones afectivas?

Cuando las cosas no funcionan, no solamente en el campo emocional sino en todos nuestros asuntos en general, es muy común utilizar la expresión “Soy de malas”. En la mayoría de los casos, repetimos estas palabras de una manera mecánica, sin darnos cuenta del poder que tiene pronunciarlas. En unos casos, se convirtió en una especie de hábito o costumbre social describir las cosas que no salen como queremos de esta manera; en otros, es algo que las personas pueden llegar a sentir en lo profundo de su corazón y, por lo tanto, lo dicen con el total convencimiento de que hay una fuerza superior e inexplicable que hace que las cosas les salgan al revés. Más adelante te explicaré la importancia del pensamiento y la palabra para ver hechos materializados en tu vida.

Si sientes que has tenido o tienes “mala suerte” en el amor, es, en realidad, una actitud hacia lo que vives. No es algo que llega de la nada, sino es la manera en que has manejado las cosas y, dependiendo de dicho manejo, esa “mala suerte” puede durarte mucho o poco tiempo.

La frase anterior forma parte de una explicación que recibí de los ángeles cuando pregunté a Dios por las posibles causas de la “mala suerte” en los temas del amor. Aunque pareciera que esta proviene de algo externo y que cuando quiere atacar no tienes escapatoria, en realidad ha sido creada por ti.

¡Espera, no cierres el libro pensando que te estoy echando la culpa de que Saturnina te haya dejado por otro! Permíteme explicarte lo que quiero decir: Dios te regaló el libre albedrío, ¿verdad? Pues bien, cuando algo no sale como esperas, tú tienes el poder de decidir con qué ojos quieres ver la situación: ¿quieres verla como un fracaso o un problema, o, por el contrario, la quieres tomar como un aprendizaje que, aunque exigente, busca mostrarte que hay algo diferente y mejor para ti?

Esta forma de interpretar lo que te sucede marca tu “buena” o “mala” suerte en el amor. Si, por ejemplo, las cosas con Saturnina no resultaron y en lugar de aceptar ser tu novia eligió a tu peor enemigo como pareja, tienes dos opciones: Enfurecerte contra Dios y contra la vida y gritar a los cuatro vientos que todo está en contra tuya y siempre vas a terminar igual; 2. Tener fortaleza interior, ver la situación como un aprendizaje, entender que la relación con Saturnina no formaba parte de tu proceso espiritual, y confiar en que muy seguramente Dios tiene a alguien mucho mejor para ti.

Con la primera actitud estás contribuyendo a crear tu “mala suerte” y, lo que es peor, a que esta perdure, pues entre más resistencia ejerzas hacia algo, más tiempo permanecerá en tu vida. Por el contrario, si asumes una actitud madura y más positiva, lograrás disminuir el efecto del factor “suerte” en lo que te sucede.

La mala suerte no existe, ni forma parte de la experiencia humana. Es, más bien, la manera en que los ojos humanos ven las situaciones de aprendizaje; es un conjunto de energías creadas por ti mismo de acuerdo a como te sientes con respecto a un suceso, a la fe que tengas sobre su desarrollo o desenlace, al grado de resistencia que le pongas al aprendizaje de dichas situaciones y, como has visto, al manejo que tu libre albedrío les dé. Es así como el infortunio en el amor se genera o manifiesta por unas razones muy puntuales:

Vas en contravía de lo que realmente te conviene vivir. Cuando asumes esta actitud estás imponiendo tu voluntad sobre la voluntad de Dios. Te niegas a aceptar que las cosas pueden darse de una manera distinta a como tú las tienes planeadas. Conclusión: al ver que las cosas no se dan como tú quieres, sientes que eres de malas. Buscas en el lugar equivocado. Te empeñas en querer encontrar el amor en personas que no son las que pueden llegar a ayudarte a evolucionar y crecer como ser humano y ser espiritual. Conclusión: al no tener el tipo de relación que quieres, sientes que eres de malas. El polo opuesto a lo anterior: dejas que los demás sean los que decidan por ti en tu vida. Te dejas manipular. No tomas decisiones propias.
Conclusión: al sentir que la vida se impone sobre ti, sientes que eres de malas.

Como puedes observar, la “mala suerte” se puede resumir en querer ir en contra de la corriente o dejarse llevar completamente por ella y no tomar control sobre tus experiencias. Es fundamental que encuentres un punto medio en tu vida para que el amor fluya como deseas; no se trata de imponer tu voluntad ni de ser una marioneta de Dios o del Universo, como otros lo llaman. Él quiere que tú crees tu vida con Él, y de esa manera, experimentar la creación contigo. Dios no te impone su voluntad; te la muestra y te la hace entender, pero al final tú decides. Por lo tanto, la mala suerte no es algo que Él te envía en forma de castigo o porque le guste verte sufrir; por el contrario, su mayor deseo es que vivas en amor, pero no debes olvidar que como coinventor que eres de tu vida, tú también tienes una responsabilidad en cómo esta se desarrolla.

Ahora bien, ¿qué pasa en aquellas situaciones en las cuales otras personas hacen algo en contra tuya y dichas acciones crean tu “mala suerte”? ¿Qué puedes hacer cuando no eres tú quien ha creado tu infortunio en el amor, sino que ha sido la envidia o rabia de otras personas hacia ti o tu pareja? Sin querer profundizar demasiado en este punto, pues deseo enviarte un mensaje positivo y de esperanza y no adentrarme en campos que se alejan de la luz (los cuales no son muy agradables), puedo responder esta inquietud con un recuerdo que me llega de una película que vi hace años. No recuerdo su título, pero nunca olvidaré la escena final: la hija del protagonista había muerto y él se encontraba en una lucha feroz contra las fuerzas del mal; cuando todo parecía que iba a ser una derrota para él, el espíritu de la niña aparece como un hermoso ángel blanco y ayuda a su padre a vencer al enemigo. Luego de ganar la batalla, ella le dice a su papá: “No hay oscuridad que pueda contra la luz”. Este es el mensaje que deseo entregarte: si en algún momento sientes que energías externas afectan el desarrollo de tu vida emocional, puedes estar seguro de que la luz del amor de Dios puede vencer cualquier obstáculo y que si no decaes en tu fe, sino, por el contrario, te aferras más a Él, aquello que llamas “mala suerte” cambiará. En casos así, la oración es el arma más poderosa que derrota cualquier energía negativa, por indestructible que parezca.

Una variación de la influencia de otro ...