Loading...

DE DIEZ A ZEN

Owen O´Kane  

0


Fragmento

Introducción

A veces la vida puede ser dura y las situaciones, difíciles de manejar. En mi trabajo como terapeuta, con frecuencia veo a personas con problemas que quizá te resulten familiares:

• ¿Alguna vez te sientes abrumado y con la sensación de que no puedes más?

• ¿Te preocupas en exceso y te sientes exhausto o irritable y enfadado?

• ¿Tienes dificultades en las relaciones personales?

• ¿Comes demasiado o demasiado poco, o dependes de estímulos como el alcohol, los fármacos, las drogas, las compras, el sexo y las redes sociales para afrontar los problemas?

• ¿Alguna vez te sientes perdido e inútil, y que no vales nada?

Esta lista no es exhaustiva y es posible que tengas otros problemas, pero si alguno, la mayoría, o todos ellos te tocan alguna fibra sensible, te aseguro que no estás solo. El remedio está al alcance de la mano. Las técnicas de De diez a zen te enseñarán cómo aprender a lidiar con esas emociones difíciles y, en definitiva, a vivir la vida de una manera más tranquila, más feliz y más auténtica.

¿Alguna vez has mirado las festivas imágenes de las redes sociales —Facebook, Twitter, Instagram— y tenido el envidioso pensamiento de que todos los demás se lo pasan en grande? Esto sucede aunque sepamos que lo que estamos viendo es solo una versión minuciosamente editada de la realidad. Sí, es estupendo compartir todo lo alegre, pero ¿dónde están las otras fotos? Los relatos que compartimos en las redes sociales son lo que queremos que los demás vean y crean de nosotros, mientras que rara vez publicamos algo que tenga que ver con los retos que afrontamos.

Sería un alivio si todos pudiéramos ser veraces respecto a quiénes somos realmente, sin pedir disculpas. Ojalá pudiéramos ser sinceros sobre el espléndido y maravilloso desconcierto que supone ser humano. En ese desconcierto hay una inmensa sabiduría y muchas posibilidades de crecer, pero estas solo aflorarán si nos concedemos tiempo para detenernos a pensar. Nuestra cultura fomenta las noticias tergiversadas, los relatos editados y un ritmo frenético de actividad, y todos hacemos tantas cosas que con frecuencia nos sentimos quemados, incluso nuestros hijos. Así que en este libro te animo a que hagas una pausa de solo diez minutos todos los días, con la esperanza de que ese tiempo se convierta en una parte central de tu vida. También te animo a que abordes algunos de los aspectos difíciles de tu vida de forma segura y controlada, lo que te ayudará a ser cada vez más auténtico.

Todos tenemos problemas a veces; lo sé personal y profesionalmente. Este libro ofrece la solución De diez a zen, un primer paso para recuperar el control y volver a una mente más serena y una vida mejor. No prometo ni varitas ni polvos mágicos. Pero lo que sí prometo es compartir contigo algunas técnicas eficaces y transformadoras. Estas técnicas y principios de vida se basan en algunos de los modelos psicológicos más comprobados que utilizo en mi trabajo como psicoterapeuta, en mis experiencias con enfermos terminales y en algunas vivencias personales a lo largo de este tiempo.

Una sesión de entrenamiento con una diferencia

La sesión de entrenamiento mental que propongo se distingue de otras en parte por la duración. La belleza de De diez a zen reside en que realmente solo necesitas diez minutos al día para beneficiarte de ella. Pero también es diferente porque profundiza mucho más en la razón de que estemos cada vez más abrumados.

Todos sabemos que es imposible tener tranquilidad y sentirnos dueños de nosotros mismos todo el tiempo; sin embargo, encontrar la forma de recuperar el sentido de la perspectiva es, en ocasiones, esencial. Aunque eso no significa que sea fácil, y en las fases iniciales del desarrollo de De diez a zen pensé mucho en cómo debía desenvolverse una sesión de entrenamiento mental diario y eficaz. En esencia quería que dicho entrenamiento lograra las siguientes cosas:

• Que ayudara a la gente a encontrar la manera de detenerse y c

Recibe antes que nadie historias como ésta