Loading...

DIOSES EGIPCIOS

Rick Riordan  

0


Fragmento

EL LIBRO DE ESTE LIBRO

por Carter Kane

Saludos, iniciado! Bienvenido a la Casa de Brooklyn. Soy Carter Kane. Mi hermana Sadie y yo somos los encargados de esto... y, sí, somos hermanos de verdad, aunque no nos parecemos en nada. Yo he salido a mi padre, Julius, que tiene ojos marrones y piel morena. Bueno, tenía piel morena. Ahora es más azul... Ya te explicaré el motivo más adelante. Sadie se parece a nuestra madre, Ruby: pálida, rubia y de ojos azules. Mamá está ahora muy pálida. Transparente, incluso. Pero, claro, es un fantasma, así que... en fin. —Sadie

Sadie y yo tampoco hablamos igual. Ella tiene acento inglés Ejem, no, Carter: tú tienes acento estadounidense. —Sadie porque se crio en Londres con nuestros abuelos después de la muerte de nuestra madre. Mientras tanto, yo viajé por el mundo con nuestro padre, un famoso egiptólogo. Puede parecer divertido, pero, créeme, viajar de un lado a otro sin parar acaba perdiendo la gracia.

Ahora todo eso es agua pasada. Actualmente, Sadie y yo vivimos en la Casa de Brooklyn, el cuartel general del Nomo Vigésimo Primero de la Casa de la Vida. Un «nomo» es una región o distrito. No una divertida figura de jardín con un gorro rojo puntiagudo. —Sadie Hay trescientos sesenta nomos en el Per Anj: en egipcio, la Casa de la Vida, la antigua organización mundial de magos egipcios. No me refiero a magos de los que sacan conejos de chisteras, sino a gente que sabe hacer magia de verdad. Gente como Sadie y yo. Y gente como tú. ¡Sorpresa!

¿Cómo sabemos que puedes hacer magia? Porque has encontrado este libro y has llegado aquí sano y salvo, hazañas que indican que la sangre de los faraones corre por tus venas. La sangre real de los faraones no corre por tus venas. Eso sería asqueroso, por no decir antihigiénico. Solo quería aclararlo. —Sadie Eso quiere decir que desciendes de la antigua realeza egipcia y que tienes poderes. Poderes mágicos. Volveremos sobre ese punto más adelante, te lo prometo. Ahora quiero contarte cómo surgió este libro.

Mi novia Zia Rashid y yo hacíamos cola para pedir la comida en nuestro restaurante favorito cuando, de repente, ella agarró un cuchillo de plástico y lo blandió como un arma.

—¡Mira, Carter! ¡Hay alguien en apuros!

Me puse tenso en el acto.

—¿Qué? ¿Dónde? ¿Quién?

Zia clavó su cubierto en un letrero de SE NECESITA AYUDA que había junto a la caja registradora.

Me relajé.

—Sí, bueno, en realidad no es una petición de ayuda —le expliqué que en La Brocheta había puestos vacantes y le di una de las solicitudes del montón que había en el mostrador.

Mientras ella le echaba un vistazo al papel, su expresión se ensombreció.

—Santo Ra, fíjate en esto. —Me enseñó la sección titulada «Información personal»—. ¡Un truco retorcido para saber el ren del solicitante, sin duda!

Un poco de información sobre Zia: la crio un mago egipcio de dos mil años en un cuartel general secreto de El Cairo. Algunos aspectos de la vida moderna todavía son un misterio para ella.

No me entusiasma corregir a mi novia —tiene bastante genio—, pero temí que atacase a los em

Recibe antes que nadie historias como ésta