Loading...

EL PARAíSO ES TU CASA

Diana Quan  

0


Fragmento

Introducción

Nuestra casa, un reflejo de nosotros mismos

No hay nada como el hogar, y es que se trata del espacio donde nacemos y en el que desarrollamos nuestras actividades vitales. También es una extensión de nuestro cuerpo y de nuestra alma, de todo aquello que anhelamos más íntimamente y muchas veces de cómo nos mostramos frente a un entorno inmediato.

Cuando entramos en casa de alguien a quien no conocemos, en seguida descubrimos, en los objetos que se exponen ante nuestra mirada de visitante, una parte muy destacada de su personalidad. Son pistas que pueden dejarse de manera consciente o inconsciente, pero que transmiten parte de la esencia de quienes habitan ese espacio.

El estilo ordenado y el desordenado, el del tímido o el del que necesita mostrar su espíritu barroco, aquel que confía en la tecnología y el que ha sabido integrar los elementos naturales en su entorno, el metódico y el obsesivo-compulsivo, el del austero... Todo un universo tan lleno de posibilidades como personas hay en el mundo. Y estas muestras de cómo son los habitantes de cada vivienda pueden verse tanto en los

Recibe antes que nadie historias como ésta