Loading...

EN LA BOCA DEL DRAGóN

Ken Follett  

0


Fragmento

 

Cuando se acuesta, el paisaje aparece siempre en su cabeza:

Un bosque de pinos cubre las colinas, tan tupido como el pelaje de la espalda de un oso. El cielo es tan azul, en el límpido aire de la montaña, que le hace daño en los ojos cuando levanta la mirada. A unos kilómetros de la carretera hay un valle recóndito con empinadas laderas y un río de frescas aguas que se desliza por su seno. Allí, oculta a los ojos extraños, han despejado la soleada falda de un monte, de cara al mediodía, y en ella crecen vides dispuestas en ordenadas hileras.

Al

Recibe antes que nadie historias como ésta