Loading...

ESTAR BIEN

Xiomara Xibille  

0


Fragmento

Prólogo

Pocas personas como Xiomara Xibillé han tenido la fortuna de transitar por tan diversos caminos en la sabiduría del bienestar y recoger de ellos sus enseñanzas para aplicarlas con éxito en su vida diaria.

Años de estudio y aprendizaje son la base para este regalo de Xiomara, y digo regalo porque en un acto de generosidad extraordinario este maravilloso texto nos ofrece con total apertura su conocimiento de forma clara, didáctica y por encima de todo práctica. Mayor es el mérito cuando sus recomendaciones nacen ya no solo del extenso estudio, sino de su propia vivencia y la de tantas personas que han tenido la fortuna de pasar por su consulta y por su vida.

La Real Academia de la Lengua Española define bienestar como: “el estado de la persona en el que se le hace sensible el buen funcionamiento de su actividad somática y psíquica”. El bienestar que encontraremos en este texto va aún más lejos, pues es una versión holística de la naturaleza humana la que guía toda la estructura del libro. El convencimiento absoluto de que somos personas integrales que requerimos de un correcto balance de nuestro cuerpo, nuestra mente y también de nuestra alma para obtener ese tan anhelado bienestar.

En la vida de hoy buscamos estar bien de muchas maneras, pero por desgracia, hay una gran cantidad de personas que pasan su existencia buscando el bienestar en lugares equivocados sin jamás conseguirlo. Lo increíble es que ser feliz, tener salud y paz interior es mucho más sencillo de lo que pensamos; no obstante, estamos muy poco o nada preparados para ello. Estudiamos años en el colegio y en la universidad pero poco nos enseñan sobre nuestra felicidad interior y su relación con los demás seres humanos y con el mundo. Son precisamente estos pasos para obtener un estado superior de bienestar, recogidos de diversas filosofías y ciencias del mundo, los que Xiomara nos ofrece de una manera sencilla y práctica con rutinas y ejercicios para iniciar este viaje hacia la felicidad.

Dejar de lado los hábitos destructivos para construir vitalidad, alegría, amor, gratitud y un sentido de vida que nos permita estar de forma permanente en el mejor estado de bienestar.

Alimentación, yoga, meditación, higiene, conocimiento interior, incorporación de hábitos positivos, psicología, pranayama, relajación, detoxificación, cristaloterapia y musicoterapia son algunas de las muchas herramientas que encontraremos en este extraordinario texto. Invito al lector no solo a leerlo, sino a incorporar los ejercicios propuestos poco a poco en su vida diaria. Estoy seguro de que los resultados irán más allá de lo esperado. La vida es mucho más sencilla de lo que parece y Xiomara nos ofrece su mano para andar este camino con pleno bienestar.

Boris Chamás

Health coach y autor de El poder del alimento

(Grijalbo, 2014)

Introducción

Por alguna razón, desde edad temprana, he tenido una fuerte tendencia a buscar espacios de bienestar, y en mi proceso de vida han llegado oportunidades inigualables para acercarme al campo de la salud por medio de distintas experiencias. En especial, me ha llamado la atención profundamente el camino que debemos recorrer los seres humanos cuando, por alguna razón, perdemos el centro y nuestra vida que en lugar de ser una espiral ascendente hacia la armonía y la salud, se torna caótica y desordenada.

A los 14 años, cuando era bailarina consagrada de ballet, leí el libro Las claves de la nutrición deportiva, comer para vencer, del doctor Roberto Haas (1983), que promovía la dieta vegetariana como parte integral de la preparación que hacía a los deportistas olímpicos. Como yo soñaba con ser parte de la compañía del Ballet Bolshoi, empecé a probar qué pasaba si dejaba de consumir primero carnes rojas, si luego pasaba de los alimentos refinados a los integrales, si reemplazaba el azúcar por panela orgánica, si comía menos… Así, en ese camino —que decidí recorrer en búsqueda de la llave interior hacia el equilibrio, la paz y el control de mis sentidos— apareció el yoga y, de la mano de esta práctica, vinieron las primeras inmersiones en la meditación, un espacio de alimento para el alma que aún sigo practicando como uno de los pilares más importantes en mi proceso para estar bien.

Mientras trabajaba en Perú en un programa de televisión para niños llamado Nubeluz tenía unas jornadas de grabación y de viajes muy extenuantes y, a pesar de ser vegetariana, mi salud tuvo un quiebre muy fuerte. Mi sistema digestivo era un caos, mi ciclo menstrual desapareció durante un año, sentía frío constante y mi mente no hacía sino pensar en un peso ideal. Fue en aquel momento cuando conocí a Cecilia Gallegos, una médica trofóloga1 maravillosa, que trabajaba bajo los principios que se exponen en el Tao te ching, basados en la correcta combinación de alimentos para conseguir un resultado interno metabólico que autorregule nuestros desórdenes o enfermedades. Durante cuarenta días tomé un batido de jugo de naranja, tofu (queso de soya), fresas, papa pituca2 y fríjoles adzuki3 del cual obtuve un excelente resultado. Con el paso de los años, entendí que esto era una bomba fitoestrogénica4 maravillosa y que había vuelto a regular mi ciclo menstrual. Desde entonces, empecé a indagar sobre la relación que tienen los alimentos en nuestro cuerpo como principales agentes de salud.

Hipócrates, quien vivió en 460-377 a. C., decía “que tu alimento sea la medicina y la medicina sea tu alimento”, algo realmente muy cierto, aunque no suficiente, ya que la salud no solo depende de la buena estructura física o del buen funcionamiento fisiológico de nuestros órganos, sino también de cómo está nuestra mente y qué tan conectados estamos desde el alma con algo superior. Por ello, además de buscar e implementar un buen sistema de nutrición, he ido recopilando herramientas relacionadas con nuestros cuatro cuerpos: físico, emocional, mental y espiritual.

Mientras me formaba como psicóloga transpersonal, periodista y terapeuta ayurvédica llegaron a mi vida una serie de conocimientos muy valiosos que he practicado y decantado para construir mi propio plan de bienestar, herramientas para una adecuada manera de vivir.

Y este es el camino que quiero compartir contigo, con la plena certeza de que si algo de lo que aquí expongo resuena con tu ser, entonces serás tú el que asuma la responsabilidad de mejorar las condiciones de vida que te lleven a una salud mejorada y a un excelente estado integral no solo tuyo sino de quienes te rodean.

Este libro está dividido en nueve capítulos (y un capítulo de Referencias). Junto a la teoría hay una serie de herramientas prácticas, que serán útiles para tu bienestar. También encontrarás un completo recetario, que es fundamental para nutrir más esa maravillosa farmacia que es tu cocina.

Te sugiero que, antes de seguir, consigas una libreta o cuaderno que será una bitácora de este viaje que ahora comienza. De todos modos, en este libro tendrás la oportunidad de escribir tu experiencia, reflexiones y lo que consideres más relevante para tu plan de bienestar.

¡Bienvenido a tu nueva vida!

Xiomara Xibillé

1 Trofología es la ciencia que combina correctamente los alimentos. Es utilizada por los médicos taoístas en el yin-yang de la dieta (Reid, 1990).

2 Papa peruana con alto contenido en vitaminas.

3 Fríjoles del Japón de muy bajo contenido calórico, pero muy alto valor proteico. Son excelentes para mejorar la tonicidad de los riñones.

4 Estrógenos naturales extraídos de los alimentos como, por ejemplo, la soya.

CAPÍTULO 1
El terreno lo es todo

La base de cualquier proceso educativo,
en cualquier fase de la vida, es la formación
y transformación de los hábitos cotidianos.

Tomio Kikuchi

Podemos curarnos modificando el entorno interno de nuestro organismo

De la misma forma en la que al hortelano le interesa saber la calidad del suelo en el que va a plantar su semilla y observa si este es orgánico, ácido o alcalino, ya que de ello depende el fruto de su cosecha, a nosotros nos debería importar la calidad de nuestro terreno biológico, dado que de eso depende nuestra vitalidad y salud.

De la ecología interna depende el bienestar de nuestro organismo

Por fortuna, para lograr un adecuad

Recibe antes que nadie historias como ésta