Loading...

FALSO

Robert T. Kiyosaki  

0


Fragmento

Introducción

EL FUTURO ES FALSO

Este libro, Falso, se terminó de escribir en abril de 2018 y fue editado para publicarse en el otoño de ese mismo año.

El 28 de mayo de 2018 pasé frente a un puesto de periódicos y vi las hileras de revistas que gritaban: “¡Mírame!”, “¡Tómame!”, “¡Cómprame!”, “¡Léeme!”

Evidentemente, las revistas con mujeres guapas y automóviles veloces en la portada fueron las que más me gritaron, pero la que me sujetó del cuello y me dijo Tienes que leerme, fue una portada más bien sosa de la revista Time cuyo encabezado gritaba:

Cómo mi generación destruyó Estados Unidos

Ese artículo y el impacto que tuvo en mí retrasaron la publicación de mi libro.

LA ÚLTIMA PIEZA DEL ROMPECABEZAS

¿Alguna vez has trabajado en un rompecabezas gigante de 1,000 piezas? ¿Alguna vez has pasado horas, a veces días o semanas buscando poco a poco entre las 1,000 piezas hasta encontrar finalmente la que buscas, la que completa el rompecabezas?

Recibe antes que nadie historias como ésta

Ese artículo de Time fue la última de las 1,000 piezas de mi rompecabezas, un rompecabezas que formaría una imagen del pasado, del presente y del futuro. Falso necesitaba incluir el artículo de la revista Time, y eso significaba que tendría que reescribir mi libro.

LAS ÉLITES

El artículo publicado el 28 de mayo de 2018 en la revista Time fue escrito por Steven Brill y aborda el tema de las élites académicas a las que, de hecho, también pertenece. Brill estudió en Deerfield Academy, una escuela preparatoria privada de Massachusetts, y luego se graduó de la Escuela de Derecho de Yale, de la Universidad del mismo nombre.

Esta es una cita del artículo de Steven Brill:

Cuando mi generación de individuos con grandes logros [baby boomers] se graduó de las universidades de élite e ingresó al ámbito profesional, en muchos casos sus éxitos personales tuvieron serias consecuencias sociales.

Traducción: Las élites se volvieron codiciosas y empezaron a cuidar de sí mismas a expensas de otros.

Estos individuos dieron paso a una economía construida sobre tratos que, en lugar de crear nuevos activos, sólo les daba movimiento a los viejos.

Traducción: Las élites se enfocaron en volverse ricas en lugar de generar nuevos negocios, nuevos productos y más empleos, y de reconstruir la economía de Estados Unidos.

Crearon instrumentos financieros exóticos y riesgosos como los derivados y los seguros de impago de deuda (credit default swaps) que produjeron una euforia de ganancias inmediatas, pero que también separaron a quienes corrieron el riesgo de quienes pagarían las consecuencias.

Traducción: Los miembros de las élites inventaron activos falsos que les permitieron, a ellos y a sus amigos, volverse ricos, pero que fastidiaron económicamente a todos los demás. Cuando estos individuos fracasaron, recibieron bonos económicos, lo que significa que mamá, papá y los niños tuvieron que pagar por los errores de las élites a través de la inflación y del incremento en los impuestos.

LA PRIMERA PIEZA DEL ROMPECABEZAS

El artículo de Brill fue la última pieza de mi rompecabezas. La primera fue mi lectura de Grunch of Giants, libro publicado en 1983.

El autor del libro es el doctor R. Buckminster Fuller, mejor conocido por haber sido futurista e inventor del domo geodésico. La palabra Grunches el acrónimo de Gross Universal Cash Heist.

EL PABELLÓN DE ESTADOS UNIDOS EN LA FERIA MUNDIAL DE 1967

En 1967 viajé de aventón de la Ciudad de Nueva York a Montreal para visitar la Feria Mundial 67: El hombre y su mundo. Al igual que sucedió con las anteriores, esta feria la promovieron como “La feria mundial del futuro” en Canadá. El pabellón de Estados Unidos en la feria era un domo geodésico del doctor Fuller.

Aunque no conocí en persona al doctor Fuller en Montreal, tuve la suerte de estudiar con él en varias ocasiones entre 1981 y 1983. En esta fotografía nos puedes ver en un evento llamado “El futuro de los negocios”, un seminario de toda una semana que se llevó a cabo en 1981 en Kirkwood, California, cerca de Lake Tahoe. Cada uno de los eventos que viví con Fuller fueron transformativos y enriquecieron mi vida.

El cantante John Denver lo llamó “el abuelo del futuro” en “What One Man Can Do”, la canción que le compuso especialmente a este gran hombre.

El doctor Fuller falleció el 1 de julio de 1983, aproximadamente tres semanas después de la última vez que estudié con él. Recuerdo que conseguí de inmediato una copia de su libro Grunch of Giants y la leí. Fuller decía muchas de las cosas que mi padre rico nos había enseñado a su hijo y a mí. En Grunch, Fuller narra la forma en que los ultrarricos “despojan” al mundo. Ese libro fue la primera de las 1 000 piezas de mi nuevo rompecabezas.

Entre 1983 y 2018 estudié, leí, asistí a seminarios, escuché y aprendí de todas las personas que me pareció que podrían tener más piezas del rompecabezas del Grunch.

En “Maestros falsos”, la segunda parte de este libro, incluí una lista de algunos de los verdaderos maestros a los que conocí, a quienes leí y con quienes estudié: maestros legítimos que tenían piezas del rompecabezas.

El 28 de mayo de 2018, 35 años después de leer Grunch por primera vez, me encontré con el artículo de Brill en la revista Time, o sea, con la última de las 1 000 piezas. En su artículo, Brill verificó la mayor parte de las preocupaciones y las predicciones que había presentado el doctor Fuller en Grunch.

Fuller era un futurista, y muchas de las predicciones y preocupaciones que incluyó en Grunch son una realidad hoy en día. Por eso me parece que Brill escribió su artículo “justo a tiempo”.

A pesar de que mi hallazgo retrasó la publicación de este libro, me siento agradecido de que en su artículo Brill haya revelado sus reflexiones y su entendimiento de un mundo que pocas personas saben que existe: el mundo de los miembros más inteligentes, deslumbrantes y de más alto nivel de las élites académicas de Estados Unidos.

En caso de que ya te estés preguntando quiénes pertenecen a estas “élites”, aquí menciono algunos nombres fundamentales:

El presidente Bill Clinton La secretaria de Estado Hillary Clinton El presidente Barack Obama El presidente George H. W. Bush El presidente George W. Bush El presidente del Banco de la Reserva Federal, Ben Bernanke La presidenta del Banco de la Reserva Federal, Janet Yellen El senador Mitt Romney

No obstante, hoy en día hay muchas otras personalidades de estas élites dirigiendo el mundo.

NO ES UNA CONSPIRACIÓN DE GENTE MALA

Debo aclarar que no estoy diciendo que estas personas sean gente mala —aunque algunas podrían serlo—, ni que sean parte de una conspiración. Si les diera el beneficio de la duda, diría que confío en que algunos de ellos son gente buena que, simplemente, hace lo que cree que es “correcto”. El problema es que, como son personas muy inteligentes, con frecuencia no cuentan con un sistema de introspección, y eso provoca que continúen haciendo lo que les parece correcto a pesar de que, en realidad, están destruyendo la vida de miles de millones de personas inocentes.

¿QUIÉN ES EL GRUNCH?

El Grunch y los miembros de las élites académicas no son necesariamente lo mismo. Fuller nunca dijo que las élites fueran el Grunch. Según recuerdo, en sus conferencias y sus libros, describe a los miembros de las élites como títeres, y dice que quienes dirigen el Grunch son los titiriteros. Como bien sabes, uno rara vez ve a los titiriteros porque prefieren mantenerse tras bambalinas, en la oscuridad. Con este libro me he esforzado por hacer salir a los titiriteros al escenario.

Pero ahora, pasemos a la versión revisada de FALSO…

¿QUÉ ES AUTÉNTICO Y QUÉ ES FALSO?

A menos de que hayas estado viviendo debajo de una roca, debes de saber que hoy en día sólo escuchamos “falso esto” y “falso aquello”. Casi todo lo que, en algún momento, creímos en el pasado… ahora es falso.

El presidente Donald Trump popularizó el término fake news (noticias falsas) cuando habló respecto a los medios, y con él se refiere a una variedad de reportes noticiosos auténticos o percibidos. En las redes sociales, mucha gente tiene seguidores falsos. Millones de personas gastan miles de millones de dólares para comprar Rolex falsos, y artículos Louis Vuitton y Versace falsos. Incluso hay medicinas falsas.

El 17 de enero de 2019 la revista Time usó una cita del libro Zucked de Roger McNamee para señalar la diferencia entre “información” y “desinformación” (es decir, las noticias falsas):

En Facebook, la información y la desinformación se ven iguales, la única diferencia es que la desinformación genera más ingresos, y por eso recibe un mejor trato.

Este tipo de bucle de desinformación encoleriza a la gente, la provoca, la agita y la enciende.

PROFUNDAMENTE FALSA

Hay una nueva tecnología llamada “profundamente falsa”, la cual les ofrece a los practicantes novatos de esta área la posibilidad de capturar imágenes y voces de gente famosa para producir videos falsos “auténticos”. Como era de esperarse, el uso más popular de la tecnología profundamente falsa consiste en elegir a estrellas fílmicas auténticas y convertirlas en estrellas falsas de la pornografía. Otro uso aun más letal de la tecnología profundamente falsa consiste en elegir a un líder poderoso y hacer que parezca que le está declarando la guerra a otro país.

Dicho llanamente, ya no podemos creer lo que vemos ni lo que escuchamos.

En el mundo de hoy, verificar lo que es auténtico y lo que es falso puede ser la diferencia entre riqueza y pobreza, guerra y paz, e incluso vida y muerte.

DE QUÉ TRATA ESTE LIBRO

Este libro es sobre tres cosas falsas específicas:

1. Dinero falso: El dinero falso tiene la capacidad de volver más ricos a los ricos y, al mismo tiempo, de empobrecer más a los pobres y a la clase media.

La brecha

Cambios en repartición de ingreso vs. 1979, después de impuestos e inflación

Fuente: Congressional Budget Office

2. Maestros falsos: ¿Qué te enseñaron en la escuela respecto al dinero? La mayoría de la gente responderá “nada” porque, aunque casi todos los maestros son personas excelentes, nuestro sistema educativo está destruido, es obsoleto y no puede preparar a los estudiantes para el mundo real.

En lugar de guiar a los estudiantes hacia la luz, nuestro sistema educativo conduce a millones de jóvenes a la oscuridad financiera y al peor tipo de deuda: la deuda por préstamos estudiantiles.

Total de préstamos de consumo pertenecientes al gobierno federal y a Sallie Mae (Totalgov)

Las áreas grises indican las recesiones en Estados Unidos.

Fuente: Board of Governors of the Federal Reserve System

La deuda por préstamos estudiantiles asciende a más de 1 200 millones de dólares y es el activo principal del gobierno de Estados Unidos. En el mundo de las fechorías, a esto se le llama extorsión.

Definiciones de extorsión:

1. Acto de extorsionar (usar la fuerza) para tomar dinero o propiedades, en especial cuando esta ofensa la comete un funcionario que realiza prácticas de este tipo;

2. Un cobro excesivo.

3. Activos falsos: Primero necesitamos definir y entender la diferencia entre un activo y un pasivo.

LECCIÓN DE EDUCACIÓN FINANCIERA

Los activos llevan dinero a tu bolsillo.

Los pasivos sacan dinero de tu bolsillo.

Mi padre pobre siempre decía: “Nuestra casa es nuestro mayor activo”.

Mi padre rico decía: “Tu casa no es un activo, es un pasivo”.

Millones de personas creen que su casa es un activo.

Tu casa no es un activo

El índice global de precios ya casi regresó al nivel que tenía antes de la crisis financiera (evaluados igualmente)

Fuente: Bank of International Settlements, European Central Bank, Federal Reserve Bank of Dallas, Savills y fuentes nacionales.

En 2008 el mercado inmobiliario sufrió una caída financiera. Como lo ilustra la gráfica anterior con información del Fondo Monetario Internacional (FMI), excepto por algunas ciudades como San Francisco, Nueva York y Honolulu, en las que los precios de los inmuebles han seguido aumentado, los precios en muchas ciudades del mundo todavía no se recobran.

NO SE TRATA DE UN VERDADERO COLAPSO DE BIENES RAÍCES

El colapso de bienes raíces no fue un verdadero colapso inmobiliario, más bien fue provocado por activos falsos, los mismos activos falsos que describe Brill en su artículo. Creo que vale la pena repetir lo que dijo:

[Las élites] crearon una economía construida sobre tratos que permitían el movimiento de activos viejos en vez de fomentar la producción de nuevos activos. Crearon instrumentos financieros exóticos y riesgosos como los derivados y los seguros de impago de deuda que produjeron una euforia de ganancias inmediatas, pero que también separaron a quienes corrieron el riesgo de quienes pagarían las consecuencias.

ARMAS FINANCIERAS DE DESTRUCCIÓN MASIVA

A los derivados, Warren Buffett les llama “armas financieras de destrucción masiva”.

Y seguramente él está bien informado, ya que una de sus empresas califica y asegura dichos derivados.

En 2008 casi 700 billones de dólares en derivados explotaron y estuvieron a punto de hacer colapsar la economía mundial.

Mucha gente culpó del colapso inmobiliario a los compradores de “bienes raíces subprime”, pero en realidad, como nos lo confirma Brill, las élites estuvieron manufacturando activos falsos llamados derivados. Ese fue el verdadero problema.

UNA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL PALABRAS

En la siguiente página verás una gráfica de 125 años del Promedio Industrial Dow Jones, es decir, de la bolsa de valores.

Promedio Industrial Dow Jones (PIDJ) 1895-2015

Las áreas grises indican las recesiones en Estados Unidos

Fuente: S&P Dow Jones Indices LLC (2013 research.stlouisfed.org)

Bucky Fuller nos enseñó a observar en primer lugar el panorama completo, y luego a ver los detalles, pero desafortunadamente la mayoría de los inversionistas empieza con los detalles, y luego se va a las minucias. Muchos de ellos, por ejemplo, se despiertan y revisan si una de sus acciones favoritas bajó o subió, y luego se van a trabajar. Tal vez se trata de expertos en Amazon, por ejemplo, pero de todas formas no observan el panorama completo. Una entre miles de acciones en un mercado global no te da mucha información sobre el futuro.

CÓMO VER EL FUTURO

El doctor Fuller les enseñó a sus alumnos: “Si quieren ver el futuro, tienen que empezar con el panorama más amplio posible”.

La gráfica de 125 años que presenté anteriormente nos muestra la importancia de dar un paso atrás para ver todo el panorama y tener una perspectiva que resulta más amplia porque se ha desarrollado con el paso del tiempo. Buena parte de este libro se desarrollará de la misma manera que esta gráfica de 125 años para que puedas ver el futuro desde una perspectiva más amplia.

EL DINERO ES INVISIBLE

Otra cosa que aprenderás en Falsoes que el dinero es invisible. Las gráficas y las barras te ofrecen la capacidad de ver cómo el “dinero invisible” entra y sale de diversos mercados. En Padre Rico, Padre Pobre escribí sobre la importancia del flujo de dinero, y por eso mi esposa Kim y yo diseñamos el juego de mesa Cashflow® en 1996. Padre rico solía decir: “Los ricos hacen que entre más dinero a su bolsillo, y los pobres y la clase media permiten que se fugue más”.

Asimismo, Fuller nos enseñó: “No puedes quitarte del camino de algo que no ves moviéndose hacia ti”, por eso es tan necesario ver el futuro.

Al escribir este libro utilicé mi filosofía Mantenlo súper simple, que en inglés funciona como el acrónimo KISS (Keep It Super Simple). Es por esta razón que usaré más elementos visuales como gráficas y barras en lugar de hechos diminutos y cifras que, por lo general, a casi todos les resultan aburridos.

LA GRAN CAÍDA

En la gráfica que te mostré del Dow, la Gran caída financiera de 1929 aparece destacada por una razón. Si das un paso atrás y observas la caída de 1929, y luego la comparas con el “colapso dot.com” de 2000 y con el “colapso subprime” de 2008, tendrás una mejor perspectiva de por qué Fuller escribió Grunch of Giants, de por qué yo escribí Padre Rico, Padre Pobre, y por qué Steven Brill escribió “How My Generation Broke America” (Cómo mi generación destruyó Estados Unidos).

Voy a repetir la declaración de Brill otra vez porque me parece importante:

[Las élites] crearon instrumentos financieros exóticos y riesgosos como los derivados y los seguros de impago de deuda que produjeron una euforia de ganancias inmediatas, pero que también separaron a quienes corrieron el riesgo de quienes pagarían las consecuencias.

Los auges y los colapsos financieros que ha vivido el mundo fueron provocados por billones de dólares en billetes falsos que las élites le inyectaron al sistema.

¿Solucionaron el problema inyectando dinero? Por supuesto que no. ¿Para qué arreglar un problema que las enriquece? ¿Para qué cambiar? ¿Para qué hacer algo de manera distinta? La vida es buena… para los miembros de las élites.

En 2008 había casi 700 billones de dólares en derivados. En 2018 el cálculo de los derivados había alcanzado la cifra de 1.2 cuatrillones.

Escuchaste bien, las élites empeoraron la situación e hicieron que el problema fuera casi dos veces más grande. Ahora que escribo este libro, en 2019, este desastre de cuatrillones de dólares está al acecho.

EL PROPÓSITO DE ESTE LIBRO

Mi propósito al escribir mis libros y al diseñar el juego de Cashflow, fue darle a la gente común, como tú y como yo —no me refiero a las élites académicas—, la posibilidad de sobrevivir, prosperar e incluso volverse rica después de la caída financiera que se avecina. Y te recuerdo que esperamos una crisis cuatrillonaria.

REVISIÓN DE LOS NÚMEROS

Estamos hablando de muchísimos ceros…

¿Cuánto es un millón?

Mucha gente sueña con volverse millonaria.

Un millón es mil veces mil:

$1,000 x 1,000 = 1,000,000

¿Cuánto es mil millones?

Mil millones es un millón de veces mil:

$1,000 000 x 1,000 = 1,000,000 000

¿Cuánto es un billón?

Un billón es mil millones de veces mil:

$1,000,000,000 x 1,000 = 1,000,000,000,000

¿Cuánto es un trillón?

Un trillón es un millón de billones:

$1,000,000,000,000,000,000

¿Cuánto es un cuatrillón?

Un cuatrillón es un millón de trillones:

$1,000,000,000,000,000,000,000,000

Esto exige que nos hagamos la pregunta: ¿qué sucederá cuando 1.2 cuatrillones de dólares en derivados estallen?

Por eso escribí FALSO.

Esta economía que en realidad es una casa de naipes, es lo que obtenemos cada vez que las élites académicas se hacen cargo de nuestro dinero, nuestros maestros y nuestros activos.

PONGAMOS LAS COSAS EN PERSPECTIVA

Hace mil millones de segundos era 1987. Hace mil millones de minutos Jesús caminó sobre la Tierra. Hace mil millones de horas los humanos vivían en cuevas. Hace mil millones de días los humanos no existían. Cada dos horas el gobierno de Estados unidos gasta mil millones de dólares.

En 1983 Buckminster Fuller predijo este futuro.

En 1996 diseñamos el juego de mesa Cashflow.

En 1997 se publicó Padre Rico, Padre Pobre.

En 2018 Steven Brill confirmó que el futuro que Fuller vio venir había llegado.

Por eso retrasé la publicación de Falso.

Porque quería que vieras el rompecabezas completo.

Primera parte

Dinero falso

En 1971 el presidente Richard Nixon sacó al dólar del patrón oro.

En 1971 el dólar estadounidense se convirtió en “dinero por decreto”… en dinero del gobierno.

Al dinero del gobierno, padre rico lo llamaba “dinero falso”.

También decía:
“El dinero falso enriquece aún más a los ricos.
Desafortunadamente…
El dinero falso también empobrece más a los pobres y a la clase media.”

Por eso la lección # 1 de Padre Rico, Padre Pobre es:

falso                  

“Los ricos no trabajan por dinero ^ .”

—RTK

Mentira #1:
Ahorrar dinero te volverá rico.

Introducción

Primera parte

Educación financiera auténtica:
Ve con la mente lo que tus ojos no pueden ver.

—RTK

Capítulo uno

Dinero falso

El mundo está a punto de cambiar…


En 1972 yo era piloto del Cuerpo de Infantería de Marina, era teniente, volaba helicópteros de combate y estaba de base a bordo de un portaaviones en la costa de Vietnam. Era mi segundo viaje a ese país, el primero fue en 1966 y fui como guardiamarina cuando todavía estudiaba en la Academia de la Marina Mercante de Estados Unidos en Kings Point.

En 1966 yo tenía 19 años y estaba a bordo de un “barco de la Victoria” oxidado y producido en masa. Era un buque de carga construido para transportar armas y suministros para luchar contra los alemanes, italianos y japoneses en la Segunda Guerra Mundial. En 1966, sin embargo, en lugar de transportar ese tipo de carga, el viejo y derruido barco transportaba bombas de más de 100, 300 y 400 kilos… a Vietnam.

UNA CARTA DE PADRE RICO

Un día, estando a bordo del portaaviones, recibí una carta de mi padre rico que decía: “El presidente Nixon sacó el dólar del patrón oro. Ten cuidado, el mundo está a punto de cambiar”.

El 15 de agosto de 1971 el presidente Richard Nixon sacó el dólar estadounidense del patrón oro e hizo el anuncio durante el popular programa de televisión Bonanza. Al parecer, me perdí ese episodio de la serie y también el importante aviso del presidente.

NO RECIBIMOS EL MENSAJE…

Ahora mientras escribo, en 2018, la mayoría de la gente aún no comprende la importancia del mensaje que envió Nixon en 1971. Como decía padre rico: “El mundo está a punto de cambiar”, y eso fue lo que sucedió. Al sacar el dólar estadounidense del patrón oro, el presidente llevó a cabo uno de los cambios más importantes en la historia mundial. Desafortunadamente, pocas personas comprenden, incluso ahora, lo mucho que esas acciones afectan la vida de todos los habitantes del planeta.

EN BUSCA DEL ORO

En 1972 yo no tenía idea de por qué ni cómo cambiaría el mundo, y tampoco entendí el mensaje del presidente Nixon, sin embargo, la advertencia que me hizo padre rico ese mismo año me intrigó.

En el “cuarto para alistarse” de los pilotos a bordo del portaavio­nes encontré una copia del Wall Street Journal y empecé a buscar respuestas. A pesar de que se trataba de un importante periódico financiero, la cobertura sobre el tema del oro era muy escasa. No había más que algunos comentarios respecto a que el precio de 35 dólares por onza había aumentado y ahora fluctuaba entre 40 y 60 dólares. En otra publicación encontré un artículo escrito por un “chiflado” que predecía que el oro llegaría a costar 100 dólares.

La fluctuación en el precio del oro me intrigó. ¿Por qué está subiendo de precio? Me pregunté. ¿Qué significa este aumento?

Ahora, mientras escribo este libro, el precio del bitcoin y de otras ciberdivisas está aumentando y colapsando con rapidez. Una vez más, muy poca gente comprende la manera en que el bitcoin o las otras divisas de la tecnología de cadena de bloques van a afectar su futuro, su seguridad financiera y nuestra vida en general.

El aumento del precio del oro en 1971 y el aumento del bitcoin en 2018 son el estruendo en la superficie de cambios globales profundos, de modificaciones en las placas tectónicas financieras del planeta que provocarán terremotos y tsunamis económicos en todos los países.

EDUCACIÓN FINANCIERA AUTÉNTICA

Ted era un compañero piloto que también estaba interesado en el oro. En nuestro tiempo libre empezamos a estudiar e investigar sobre cómo entender mejor la relación entre el oro y el cambio global del futuro.

De acuerdo con las noticias, el presidente Nixon le dio fin al patrón oro porque Estados Unidos estaba importando demasiados Volkswagen de Alemania, demasiados Toyotas de Japón y demasiado vino de alta calidad de Francia. En otras palabras, Estados Unidos tenía un problema de equilibrio en su comercio.

LECCIÓN DE ALFABETISMO FINANCIERO

Déficit de comercio: Déficit de comercio significa que Estados Unidos estaba importando más de lo que exportaba.

El problema: El problema era que países como Francia, Italia y Suiza no querían recibir pagos en dólares estadounidenses. Querían que se les pagara en oro porque no confiaban en nuestra divisa.

La solución: Nixon “cerró la ventanilla del oro”, lo que significó que el oro ya no saldría de Estados Unidos.

Verdadero o falso: ¿Fue esta la razón verdadera —o fue una razón falsa— por la que se cerró la ventanilla de oro?

Lo más probable es que haya sido una razón falsa: la gente no le llamaba al presidente Nixon Dick el Truculento por nada.

Más adelante explicaré por qué la razón que dio el presidente Nixon fue una mentira. También te diré cuál creo que fue el verdadero motivo por el que sacó el dólar del patrón oro.

Nixon también prometió regresar al patrón oro en cuanto Es­tados Unidos recuperara el equilibrio en el déficit de comercio, pero no cumplió su promesa y renunció bajo la sombra de la destitución.

ENCONTRAMOS LA MINA DE ORO

Ted y yo estudiamos un mapa de Vietnam y poco después encontramos una mina de oro. El problema era que en 1972 Estados Unidos estaba perdiendo la guerra y la mina estaba ahora en manos de los enemigos.

Mi compañero y yo formamos una sociedad y programamos una misión para el día siguiente. El plan era volar desde el portaaviones, cruzar la línea enemiga, ubicar la mina de oro y comprar oro con descuento.

Muy temprano por la mañana despegamos del portaaviones y volamos aproximadamente 40 kilómetros sobre el mar hacia Vietnam. Cuando volamos sobre los escombros ardientes y calcinados de tanques y otros vehículos que había dejado atrás el Ejército Vietnamita del Sur en su retirada, nuestra ansiedad aumentó. El Ejército Vietnamita del Norte se dirigía al sur, perseguía al Ejército Vietnamita del Sur. En cuanto cruzamos la línea y entramos a territorio enemigo, Ted y yo supimos que si llegaban a derribarnos y capturarnos estaríamos en serios problemas. Por razones obvias, no le dijimos a nadie en el portaaviones adónde íbamos.

Seguimos el mapa y poco después vimos un gran racimo de troncos gigantes de bambú alrededor de la población que buscábamos y que se encontraba a unos 50 kilómetros detrás de la línea enemiga. En lugar de entrar apresuradamente, volamos bajo describiendo círcu­los estrechos sobre el lugar, primero a la izquierda y luego a la derecha. Si nos hubieran disparado, la misión habría llegado a su fin y habríamos tenido que volar de vuelta al portaaviones.

Como no nos dispararon, creímos que estábamos a salvo, así que aterrizamos en un claro cubierto de hierba, cerca de algunos campos de arroz. Apagamos la aeronave y nos dirigimos a la población. Dejamos al jefe de tripulación a cargo de la nave.

Hasta la fecha nos recuerdo vívidamente a Ted y a mí caminando por el sendero de lodo apisonado más allá de la línea enemiga, y saludando a los lugareños vietnamitas que vendían vegetales, gansos y pollos. Nadie nos devolvió el saludo, la mayoría de la gente sólo se nos quedó mirando. Al parecer, no podían creer que dos pilotos estadounidenses fueran suficientemente estúpidos para entrar caminando a su aldea a la luz del día, en medio del mercado de agricultores… y en plena guerra, más allá de la línea enemiga.

Sonreímos y levantamos las manos para mostrarles a los aldeanos que no estábamos armados. De hecho, habíamos dejado nuestras armas de mano en el helicóptero. Ted y yo entramos a la aldea sin armas porque queríamos que los lugareños supieran que íbamos como hombres de negocios cargados de dólares, no como infantes de marina armados.

Conocimos a un chico que nos llevó a una zona más profunda de la aldea para reunirnos con la “distribuidora de oro”. La distribuidora, una mujer diminuta con las encías enrojecidas de tanto mascar nueces de betel, nos saludó sonriendo. Su oficina era una chocita de bambú con las persianas de bambú corridas, lo cual indicaba que el negocio estaba abierto. Tal vez Nixon había cerrado la “ventanilla del oro” en Estados Unidos, pero la de la señora en Vietnam estaba abierta de par en par.

¿ORO AUTÉNTICO O FALSO?

Ted y yo éramos pilotos de la Marina, éramos oficiales y teníamos títulos universitarios, pero de pronto nos dimos cuenta de que no sabíamos nada respecto al oro. No teníamos ni idea de cómo lucía.

Las piezas de oro de la mujer vietnamita eran como pepitas diminutas en el interior de cápsulas circulares de plástico para me­dicinas, de casi ocho centímetros, con un grosor de poco más de un centímetro. Levantamos las cápsulas de plástico, las miramos contra la luz, y por primera vez vimos oro auténtico. Desafortunadamente, las pepitas de oro de la señora parecían uvas secas pintadas de dorado.

—¿Esto es oro? —le pregunté a Ted.

—¿Cómo voy a saber yo —me contestó con rudeza—. No sé cómo se debe ver el oro. ¿Acaso tú no sabes como luce?

—Pensé que sabías —le contesté, mientras negaba con la cabeza. No podía creerlo—. Por eso eres mi socio.

La presión de hacer negocio más allá de la línea enemiga empezó a angustiarnos. Ted pensaba que yo era un idiota, y yo pensaba lo mismo de él.

EL MOMENTO DE LA VERDAD

La mayoría de los empresarios atraviesa muchos momentos en que descubre la verdad. En nuestro caso, nuestro instante de descubrimiento fue cuando nos dimos cuenta de que, aunque habíamos tenido una increíble asociación como pilotos, en lo que se refería al oro ambos éramos unos idiotas. Una vez que nos calmamos y comprendimos nuestra estupidez, empezamos a negociar el precio.

Ofrecimos 40 dólares por una onza. Ted y yo sabíamos que el “punto”, es decir, el precio real internacional del oro, era aproximadamente de 55 dólares ese día. Pensamos que podríamos obtener un descuento porque teníamos dólares estadounidenses y porque habíamos atravesado la línea enemiga. La diminuta mujer con encías y dientes rojos sólo rio y, quizá, pensó: Par de idiotas, ¿qué no saben que el precio real del oro es igual en todo el mundo?

Aunque nos esforzamos, ella no cambió de opinión porque sabía que “el precio real era el precio real”, y para colmo, ahora sabía que éramos unos verdaderos idiotas. Si hubiera sido una mujer deshonesta, nos habría podido vender uvas secas pintadas de dorado. Nos habría podido vender popó de conejo pintada de dorado y no habríamos notado la diferencia.

EL PÁNICO SE APODERA DE NOSOTROS

De pronto, los gritos frenéticos y de terror de nuestro jefe de tripulación interrumpieron las negociaciones: “Tenientes, tenientes, ¡deben volver de inmediato!” Enseguida, mi copiloto y yo dimos fin a la negociación y atravesamos el mercado de agricultores corriendo para regresar a la aeronave. Escuché un graznido y me sentí muy mal al ver que, por accidente, había pateado a un pollo, y que luego pisé a un ganso en mi carrera de vuelta al helicóptero.

Mi imaginación estaba desbocada, veía filas del Viet Cong con sus trajes holgados negros y tropas del Ejército Vietnamita del Norte en sus uniformes color kaki, cruzando los arrozales y acercándose a nuestro helicóptero. Entonces recordé que no estábamos armados y que no podríamos defendernos. La mujer de los dientes rojos tenía razón: éramos unos idiotas.

CON EL CORAZÓN HECHO UN NUDO

Gracias a Dios, no nos topamos ni con el Viet Cong ni con el EVN. Nuestro jefe de tripulación había entrado en pánico porque el helicóptero comenzó a hundirse: el claro de hierba donde lo dejé era en realidad un antiguo campo de arroz.

Debido al peso del motor, de los cohetes, las ametralladoras y las municiones, el helicóptero había empezado a inclinarse hacia atrás y a zozobrar lentamente. La cola del rotor ya casi tocaba el lodo. Teníamos que encender el motor de inmediato porque, si no, ya no volvería a prender.

El jefe de tripulación era el más ligero y pequeño de los tres, así que se colocó en el asiento del piloto para encender el motor mientras nosotros dos, los pilotos, nos pusimos debajo de la cola para evitar que el rotor golpeara la tierra.

El inicio fue inmaculado, el rotor principal empezó a girar poco a poco. En cuanto las aspas del rotor alcanzaron la velocidad máxima, el jefe de tripulación empezó a mecer suavemente el helicóptero hacia atrás y hacia delante y a hacer juego para liberar los patines de aterrizaje del pegajoso lodo mientras Ted y yo no dejábamos de gritar para avisarle si la cola del rotor, que ya estaba girando libremente, se hundía demasiado en el lodo.

Todo fue de acuerdo con los planes hasta que el helicóptero se liberó por completo y se cernió sobre nosotros. En ese momento, el pestilente y viscoso lodo empezó a volar por todas partes y nos cubrió a Ted y a mí con una capa de porquería color café que ensució por completo los trajes verdes de vuelo, y nuestra cara y cabello.

Subí hasta el asiento del piloto y asumí el control de la aeronave. Mientras tanto, Ted subía al otro asiento del piloto y reemplazaba al jefe de tripulación, quien entonces se pasó atrás para manejar una de las ametralladoras.

El vuelo de regreso al portaaviones fue largo y silencioso. Ni Ted ni yo hablamos, y el jefe de tripulación no se atrevió a preguntarnos si habíamos conseguido el oro.

Cuando aterrizamos en el portaaviones, los infantes de marina y los marineros se reunieron alrededor de nuestro helicóptero cubierto de lodo. Una vez que apagamos la aeronave y la aseguramos a la plataforma de vuelo, Ted y yo salimos. Entonces todos nos vieron cubiertos de más lodo del que traía el helicóptero. Cruzamos la plataforma de vuelo y nos dirigimos a las duchas y luego a nuestros camarotes. Lo único que les dijimos a los infantes que nos miraban fue “Ni preguntes”.

APRENDER DE LOS ERRORES

Padre Rico, Padre Pobre se publicó por primera vez en 1997. Mi padre rico era un hombre con muy poca educación académica formal, en tanto que mi padre pobre —mi padre biológico— era un genio académico que se graduó y obtuvo un título universitario en solamente dos años, y que luego realizó trabajo posdoctoral en las universidades Stanford, de Chicago y Northwestern, para finalmente obtener su doctorado en educación. Cuando yo todavía estaba en la escuela, mi padre pobre fue el superintendente de educación del Estado de Hawái.

Menciono a mis dos padres en este punto del libro porque tenían filosofías completamente opuestas en lo referente al aprendizaje.

Mi padre pobre creía que cometer errores significaba que una persona era estúpida. Para él, memorizar las respuestas “correctas” era la mejor manera de demostrar tu grado de inteligencia.

La filosofía de mi padre rico, en cambio, se basaba en el hecho de que la gente aprendía a través de sus errores. A menudo decía: “No puedes llegar a ser campeón de golf leyendo un libro. Tienes que cometer muchos errores antes de llegar a ser un golfista de verdad. Sucede lo mismo si quieres llegar a ser una persona adinerada de verdad”.

Y como yo nunca fui un genio académico, suscribí la filosofía del aprendizaje real de mi padre rico.

FALSO VS. AUTÉNTICO

Este libro es sobre el dinero falso, los maestros falsos y los activos falsos. Pero también es sobre el dinero auténtico, los maestros auténticos y los activos auténticos.

DINERO FALSO

Cuando el presidente Nixon sacó el dólar estadounidense del patrón oro, nuestra divisa se convirtió en dinero falso.

Definición de Dinero falso: El dinero falso vuelve más ricos a los ricos y empobrece más a los pobres y a la clase media.

MAESTROS FALSOS

En la escuela aprendí que muchos de mis maestros eran maestros falsos. Dicho llanamente, no practicaban sus propias enseñanzas.

Tuve muchos maestros falsos en la escuela, pero luego, cuando llegué a la Escuela de vuelo de la Armada de Estados Unidos, sólo tuve maestros auténticos porque todos mis instructores podían volar.

ACTIVOS FALSOS

Hay millones de personas invirtiendo en activos falsos. Como lo escribí en Padre Rico, Padre Pobre, la definición de activo es “algo que lleva dinero a tu bolsillo”. En el caso de mucha gente, sin embargo, sus “activos” están sacando dinero de su bolsillo. De cada cheque de nómina que se emite, se sustrae cierta cantidad que luego es enviada a Wall Street a través de los programas de ahorro para el retiro como el 401(k), el IRA y las pensiones del gobierno.

Millones de personas “ahorran para su retiro” durante años, con la esperanza de que su dinero se multiplicará y luego regresará a ellas. Millones de personas de mi edad, es decir, millones de baby boomers, muy pronto descubrirán que no tienen suficiente dinero para mantenerse cuando se jubilen. Esto se debe a que el dinero que fue sustraído de sus cheques de nómina se invirtió en activos falsos que sólo enriquecen más a los ricos, y que a los empleados los dejan con las manos vacías.

UN MAESTRO AUTÉNTICO

He tenido la bendición de estudiar con muchos maestros auténticos increíbles, maestros como mi padre rico. Cada vez que quiero aprender algo nuevo, la primera tarea que me impongo es encontrar un maestro auténtico, alguien que practique lo que enseña, que lo haga todos los días, y que sea exitoso en su área de trabajo.

La diminuta mujer vietnamita también formó parte de mis maestros auténticos. En solamente unos minutos me hizo comprender lo idiota que era, pero también me inspiró a aprender más, no sólo sobre el oro, sino sobre esa materia mágica e importante que no nos enseñan en la escuela: el dinero.

POSEER ORO ERA ILEGAL

Después de que Ted y yo nos bañamos para limpiarnos el lodo, regresamos al cuarto donde se alistaban los pilotos para que se rieran de nosotros. Nos lo teníamos bien merecido.

Nuestro oficial comandante amenazó con levantar cargos y el oficial de operaciones amenazó con obligarnos a lavar nuestro helicóptero frente a todos. Sin embargo, el oficial de armamento fue quien realmente captó mi atención.

—Si hubieran traído ese oro a bordo, los habríamos arrestado —exclamó.

—¿Cómo? ¿Por qué nos habrían arrestado?

—Porque es ilegal que los estadounidenses posean oro.

—¿Por qué es ilegal? —preguntó Ted.

El oficial de armamento no sabía, así que cambió de tema. Después de todo, teníamos que luchar en una guerra y todavía nos quedaban misiones importantes para las que tendríamos que volar a la mañana siguiente. La reunión llegó a su fin y nos fuimos todos a cenar.

Pero yo me quedé con una nueva pregunta en la mente: ¿por qué era ilegal que los estadounidenses poseyeran oro?

Esta pregunta me instó a dar seguimiento a mi educación financiera constante y a buscar mis propias respuestas.

Al igual que mi padre rico, yo ya estaba aprendiendo de mis errores.

En 1933 el presidente Franklin Delano Roosevelt prohibió que los estadounidenses poseyeran oro, así que como la mayoría, Ted y yo habíamos visto joyería en oro, pero nunca monedas y, mucho menos, pepitas. El único dinero que conocíamos eran los dólares estadounidenses en papel y las monedas de aleaciones de metal. Nada de monedas auténticas ni de oro ni de plata.

Hoy en día, la mayoría de la gente sólo conoce el dinero falso.

DINERO ANTIGUO Y DINERO MODERNO

A lo largo de la historia el “dinero” ha sido muchas cosas diferentes. Ha tenido la forma de conchas de mar, cuentas de colores, plumas, animales vivos y piedras grandes.

Actualmente hay tres tipos de dinero moderno:

1. El dinero de Dios: Oro y plata

2. El dinero del gobierno: Dólares, euros, pesos, etcétera.

3. El dinero de la gente: Bitcoin, ethereum, ZipCoin, et­cétera.

En este libro trataremos de responder a las preguntas: ¿Cuáles dineros son auténticos y cuáles falsos? ¿Cuáles maestros son auténticos y cuáles falsos? ¿Cuáles activos son auténticos y cuáles son falsos?

TUS PREGUNTAS… LAS RESPUESTAS DE ROBERT

P: ¿Cuándo fue la primera vez que pensaste en comprar oro? ¿Cuál era tu plan?

Barbara E. - Canadá

R: En 1972, el año en que empecé a comprar oro. No estaba pensando en el futuro, sólo tenía curiosidad sobre la relación entre el oro y el dólar estadounidense.

En 1972 fui suficientemente tonto para creer que podría comprar oro con descuento porque había atravesado la línea enemiga. Entre más aprendía acerca del oro, del dólar estadounidenses y del dinero falso, más curiosidad sentía.

En 1983 leí el libro Grunch of Giants de Bucky Fuller, y entonces me quedó más claro cuál era la escala y el alcance del enorme atraco mundial del dinero. En 2008 el atraco se les salió de las manos porque los bancos centrales del mundo imprimieron billones de dólares con el supuesto objetivo de salvar a la economía global, pero en realidad estaban salvándose a sí mismos, y nosotros, “la gente”, fuimos quienes pagamos por ello.

En la tercera parte de este libro descubrirás lo siniestro y generalizado que es este gran atraco, por qué está tan descontrolado y por qué hace que me preocupe por el futuro.

P: ¿Por qué a la gente le cuesta tanto trabajo confiar en una startup?

Momoh S. - Nigeria

R: Ideas hay muchísimas. Hay millones de personas con ideas millonarias de nuevos productos o servicios.

Pero como no existe una educación financiera de verdad, muy poca gente sabe qué hacer para transformar una idea millonaria en un millón de dólares. Por eso la mayoría de la gente no confía en las startups.

P: Si conservo toda mi riqueza en dinero por decreto, ¿algún día lo perderé todo?

Noah W. - Estados Unidos

R: Sí, vas a perderlo todo. Si nos basamos en lo que ha sucedido a lo largo de la historia, verás que ninguna divisa por decreto ha logrado sobrevivir.

El dinero falso no conserva su valor. ¿Podría el dólar estadounidense ser el primer dinero falso de la historia que sobreviva por siempre? Sí, pero yo no estaría tan seguro.

P: Después de que Nixon sacó el dólar del patrón oro, ¿cómo pudimos determinar el precio real del oro?

Tessa H. - Perú

R: En teoría, el precio real del oro lo determinan los mercados libres internacionales, pero eso es sólo en teoría. Actualmente se manipula el precio del oro de la misma manera que sucede con casi todos los activos financieros.

En la tercera parte de este libro hablaré con detalle de la manera en que manipulan el oro, por qué lo hacen y por qué esta manipulación no puede durar mucho más.

P: ¿Por qué era ilegal que los estadounidenses poseyeran oro? ¿Qué razón le dieron a la gente de Estados Unidos?

Gordon P. - Estados Unidos

R: La Fed (Banco de la Reserva Federal) y el gobierno de nuestro país querían asumir el control del suministro económico y de los miles de bancos pequeños que competían con los bancos grandes y con la Reserva.

Hace no mucho tiempo había 20 bancos grandes. Hoy sólo hay cuatro bancos que son “suficientemente grandes para no fracasar”. Todos estamos atrapados en el sistema de los bancos pequeños. Muchos sospechan que el hecho de que solamente algunas instituciones financieras grandes y la Fed controlen la economía ha sido parte de un plan desde hace mucho tiempo.

P: ¿Cómo podía la mujer vietnamita conocer el precio del oro si todavía no había Internet?

Anthony O. - Australia

R: La mujer era vendedora profesional de oro y los profesionales deben conocer el precio de sus productos. Yo doy por hecho que tenía teléfono, radio de onda corta, periódicos, y contacto con otros distribuidores y con los dueños de la mina, así como otras fuentes y maneras de mantenerse al día con los mercados globales.

Creo que hay ...