Loading...

LA úLTIMA CORRERíA DEL SABIO MUTIS

Gonzalo España  

0


Fragmento

1

orría aquel extraño mes de agosto de 1807.

En la larga mesa de roble, los miembros de la Expedición Botánica, casi todos hombres jóvenes, hablaban en voz baja; la atmósfera estaba pesada. El sabio Mutis caminaba de un lado a otro de la sala, visiblemente nervioso. Su sotana de color marrón parecía barrer el suelo. Él era el único viejo del grupo.

Los chismorreos de adentro se correspondían con el viento de afuera. Las ramas de los árboles que rodeaban la casa rasguñaban las paredes y ventanas, como manos tratando de meterse adentro.

Se esperaba la visita del virrey, que era el portador de un encargo de última hora recibido desde España. A estos encargos se les tenía mucho miedo, porque el rey estaba pidiendo imposibles.

Unos años atrás, un navío español había recogido en las costas de la Patagonia el esqueleto de un animal enorme, un fósil de algo muy antiguo, que fue empacado en cajones y llevado a Madrid, donde se lo presentaron a Su Majestad. Se trataba de un Megaterium, un perezoso que vivió en América millones de años atrás, pero esto nadie lo sabía en aquel entonces. Los científicos españoles creyeron que se trataba del esqueleto de un gigante. El rey, emocionado por lo que veía, ordenó que le trajeran uno… ¡pero vivo!

Sus empleados en América se desvelaban desde entonces tratando de complacerlo.

El anuncio de un nuevo encargo preocupaba tanto al sabio Mutis que no era capaz de sentarse, y permanecía caminando de un lado a otro de la sala. ¡A lo mejor había llegado la orden de buscar el gigante!

Lo que no se imaginaba era que el encargo recibido desde España era mucho peor.

2

a visita estaba anunciada desde hacía cinco se­manas. El virrey le había mandado decir que Su Majestad don Carlos Cuarto tenía un encargo especial para él. La noticia la trajo un barco que tocó en Cartagena. Un segundo barco, que no demoraría en llegar, traería las instrucciones precisas.

Ahora ese segundo barco había llegado.

El coche del virrey, tirado por cuatro

Recibe antes que nadie historias como ésta