Loading...

LA MUERTE LLEGA A PEMBERLEY

P.D. James  

0


Fragmento

Título original: Death Comes to Pemberley

Traducción: Juanjo Estrella

1.ª edición: mayo 2012

 

© 2011 by P. D. James

© Ediciones B, S. A., 2012

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

Depósito Legal:  B.15622-2012

ISBN EPUB:  978-84-9019-113-2

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas

en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida,

sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción

total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento,

comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como

la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

 

 

A Joyce McLennan, amiga y asistente personal, que mecanografía mis novelas desde hace treinta y cinco años.

Con afecto y gratitud.

Nota de la autora

 

Debo una disculpa a la sombra de Jane Austen por implicar a su querida Elizabeth en el trauma de una investigación por asesinato, máxime porque en el capítulo final de Mansfield Park la novelista expone con gran claridad su punto de vista: «Que se espacien otras plumas en la descripción de infamias y desventuras. La mía abandona en cuanto puede esos odiosos temas, impaciente por devolver a todos aquellos que no estén en gran falta un discreto bienestar, y por terminar con todos los demás.» A mis disculpas, ella habría respondido sin duda que, de haber deseado espaciarse en temas tan odiosos, habría escrito este relato ella misma, y lo habría hecho mejor.

 

P. D. JAMES, 2011

Contenido

Portadilla

Créditos

Dedicatoria

Nota de la autora

 

Prólogo. Los Bennet de Longbourn

Libro I. Un día antes del baile

1

2

3

4

5

Libro II. El cadáver del bosque

1

2

3

4

5

Libro III. La policía en Pemberley

1

2

3

4

5

6

Libro IV. La investigación

1

2

3

4

5

6

7

Libro V. El juicio

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

Libro VI. Gracechurch Street

1

2

3

4

5

6

Epílogo

Prólogo

Los Bennet de Longbourn

 

Las vecinas de Meryton, por lo general, coincidían en que el señor y la señora Bennet de Longbourn habían sido muy afortunados casando a cuatro de sus cinco hijas. Meryton, localidad pequeña que vive de su mercado, no figura en la ruta de ningún viaje de placer, pues carece de belleza, ubicación escenográfica o historia que la distinga, y su única casa digna de mención, Netherfield Park, si bien imponente, no aparece en los libros que recogen las muestras más notables de la arquitectura comarcal. La localidad cuenta con una sala de actos en la que con frecuencia se celebran bailes, pero carece de teatro, y el esparcimiento tiene lugar sobre todo en los domicilios particulares, donde el chismorreo alivia algo el aburrimiento de las cenas y las partidas de whist, que se suceden siempre en la misma compañía.

Una familia de cinco hijas casaderas atrae sin duda la atención compasiva de todos sus vecinos, en particular allí donde escasean otras diversiones, y la situación de los Bennet resultaba especialmente desafortunada. En ausencia de un heredero varón, la finca del señor Bennet pasaría al primo de este, el reverendo William Collins, que, como la señora Bennet no se privaba de lamentar en voz muy alta, podía echarlas a ella y a sus hijas de la casa estando el cuerpo de su esposo todavía caliente en la tumba. En honor a la verdad debía admitirse que el señor Collins había intentado repara

Recibe antes que nadie historias como ésta