Loading...

UN ALMA VALIENTE

Nick Vujicic  

0


Fragmento

image Índice

Portadilla

Índice

Dedicatoria

Uno:  ¿Por qué yo? ¿Por qué tú?
No estás solo. El bullying es una epidemia global.

Dos:  Conviértete en la pesadilla de los bullies
Descubre quién eres para que ningún bully venga a decirte lo contrario.

Tres:  Aduéñate de la situación
Al hacerte responsable de tu vida, ningún bully podrá tener poder sobre ti.

Cuatro:  Elige tu camino
Traza una ruta cimentada en valores fuertes que ningún bully pueda sacudir.

Cinco:  Crea tu zona de seguridad
Genera seguridad y fortaleza internas para volverte “a prueba de bullies”.

Seis:  Crea refuerzos
Establece relaciones fuertes y solidarias que te sirvan de respaldo contra el bullying

Recibe antes que nadie historias como ésta

Siete:  Combate a los bullies que hay en tu interior
Monitorea y controla tus emociones para lidiar exitosamente con el bullying.

Ocho:  Elévate
Desarrolla cimientos espirituales que te ayuden a estar en paz y a mantenerte fuerte.

Nueve:  ¡Punto “bully” a tu favor!
Por más malo que sea ser víctima del bullying, tú puedes salir más sabio y más fuerte de cada reto.

Diez:  Crea tu estrategia de defensa contra el bullying
Prepárate para lidiar exitosamente con tus agresores.

Once:  Lucha para detener el bullying
Sé un buen samaritano y ayuda a erradicar la epidemia del bullying.

Referencias

Agradecimientos

Créditos

Grupo Santillana

Este libro, que pretende ayudar a poner fin a la epidemia global del bullying, está dedicado a mi hijo, Kiyoshi, con la esperanza de que tanto mi hijo como los tuyos crezcan en un mundo mejor y más amable.

image

Soy el sueño de cualquier bully, no cabe duda: sin brazos, sin piernas y sin defensa.

Nací sin extremidades por razones que nunca se determinaron, pero fui bendecido de muchas otras maneras. Mi mayor bendición fue tener una familia amorosa que siempre me dio su apoyo. Me protegieron y me alentaron en mis primeros años de vida. Sin embargo, cuando cambié el cobijo protector de la familia por los pasillos y patios de recreo de la escuela primaria, sentí como si tuviera un blanco en el pecho que decía: “Bullies, aquí estoy”.

Sentía que estaba solo en mi temor a los agresores, pero no estaba solo. Y tú tampoco lo estás.

Si alguna vez has sido víctima del bullying, lo primero que necesitas entender es que los ataques, burlas y maldades en realidad no tienen que ver contigo, ni con los defectos que puedas tener, ni con algo que hayas hecho. Los agresores tienen sus propios problemas. Te molestan para sentirse mejor, para sacar su enojo, para sentirse más poderosos o incluso porque no pueden pensar en nada mejor que hacer.

Sé que es tonto, pero es cierto.

Cuando era adolescente, desperdicié mucho tiempo intentando averiguar por qué los bullies me molestaban. Había un chico en particular que realmente se me metió en la cabeza. Molestaba a todo el mundo, pero por alguna razón, lo tomé personal. Me obsesioné por cuáles podrían ser sus motivos. Al final, me di cuenta de que no me molestaba por mis problemas, sino por los suyos.

Tal vez tú tengas un agresor que ha tenido el mismo impacto en ti: que se te ha metido en la cabeza, que te ha ocasionado nudos de tensión en el estómago y que ha atormentado tus sueños porque no puedes descubrir por qué eres su blanco. Aquí estoy para tranquilizarte y aligerar esa carga.

Los motivos de tu agresor no importan. Tú importas.

Tu seguridad y tu felicidad me importan a mí y a todas las demás personas que te quieren y se preocupan por ti, así es que, en lugar de enfocarte en por qué un bully te está molestando, vamos a enfocarnos en ayudarte a que te vuelvas a sentir seguro y feliz.

¿Te parece un buen plan? ¡Yo creo que lo es!

Pero, antes de continuar, quiero que sepas que no hay una única estrategia infalible para lidiar frente a frente con los bullies. ¡Y por supuesto no recomiendo que recurras a la violencia si puedes evitarlo! Nunca dejes que un bully te incite a pelear. Si te ataca, defiéndete, pero aléjate lo más rápido que puedas. Si tienes alguna razón para pensar que un bully te va a lastimar físicamente, necesitas hablar con un adulto que pueda ayudarte antes de que eso suceda.

LA EPIDEMIA DEL BULLYING

Es importante entender desde el principio que muchas personas comparten tu dolor con respecto a este problema. Tristemente, ser víctima del bullying es tan común como contraer un resfriado o golpearse un dedo del pie. Yo viajo por todo el mundo para hablar con los jóvenes sobre este problema. Vaya a donde vaya, el bullying es un tema muy preocupante. Los adolescentes de todas las escuelas, de todas las ciudades y de todos los países me dicen que sufren dolor mental, emocional, físico y espiritual porque son víctimas del bullying.

Un adolescente en China me dijo que había intentado suicidarse ocho veces porque lo agredían en la escuela. Una linda niña coreana en Bosie, Idaho, se me acercó llorando después de una plática que di sobre el bullying. Me dijo: “Todos los días me molestan por ser coreana, porque soy la única niña asiática en toda la escuela”.

He escuchado historias similares de víctimas del bullying en Chile, Brasil, Australia, Rusia, Serbia y el resto del mundo. El bullying está en todas partes y asume muchas formas. La mayoría estamos familiarizados con niños bullies que amenazaban con golpearnos, se burlaban de nosotros o ponían en nuestra contra a nuestros amigos. Los adultos pueden experimentar el bullying en forma de acoso sexual o de discriminación a causa de su raza, religión, identidad sexual o discapacidades. Los agresores pueden ser tu jefe, compañeros de trabajo, maestros, entrenadores, novios o novias… cualquiera que abuse de su poder o de su posición.

Es triste decirlo, pero los padres también pueden hacer bullying. En Asia, los suicidios son un grave problema entre los jóvenes y parte del problema es que muchos adolescentes están muy presionados por obtener calificaciones altas para poder entrar a las mejores escuelas y conseguir los trabajos con los mejores salarios. Naturalmente, los padres quieren que a sus hijos les vaya bien, pero cuando una madre o un padre dan amor o apoyo sólo si su hijo es exitoso ante sus ojos, esto es una forma de bullying. Hubo un caso en el que los padres quemaban a su hija con cigarros porque sus calificaciones no cumplían con sus estándares. Claro, ése es un caso extremo, pero he encontrado historias similares en todo el mundo.

La experiencia de bullying más común es que se burlen de ti o te ridiculicen por ser “diferente” de alguna manera. Yo soy el vivo ejemplo de eso. Durante la mayor parte de mi vida, he sido un imán para el bullying. He escuchado todos los comentarios desagradables que te puedas imaginar sobre mi falta de extremidades, he sido víctima de bromas crueles e incluso amenazas físicas.

imageNo obstante, si estás siendo víctima del bullying, duele.

No ayudó que mi familia se mudara un par de veces cuando estaba en la escuela. Fuimos de un extremo de Australia al otro, luego nos mudamos a Estados Unidos y después regresamos otra vez. En cada nueva escuela, no sólo era el único niño que no tenía brazos ni piernas; por lo general, era el único niño que estaba en silla de ruedas. Cuando nos mudamos a Estados Unidos, alcancé los tres primeros lugares como blanco del bullying: era el único niño de mi escuela que no tenía brazos ni piernas, era el único en silla de ruedas ¡y además era el único con acento australiano!

¿Diferente yo?

Claro, en un grupo era fácil distinguirme, y el hecho de que con frecuencia era el niño nuevo sin amigos me hacía un blanco aún más fácil. Pero muy pronto me di cuenta de que los bullies encontrarían una razón para molestar a cualquiera. A los niños listos les decían “nerds”, a los altos los llamaban “jirafas” y a los chaparritos “enanos”. Si existieran las personas perfectas, los bullies probablemente se burlarían de ellas por ser “demasiado perfectas”.

No obstante, si estás siendo víctima del bullying, duele. Es una experiencia terrible que a menudo parece no tener fin. Como alguien que pasó por eso a lo largo de la adolescencia y que lo sigue enfrentando de vez en cuando, quiero darte esperanza y paz. Puedes elevarte sobre la situación y dejarla atrás.

ELÉVATE

Dios te puso en este mundo porque te ama y tiene un plan para ti. Con su ayuda y con la guía que te ofrece este libro, serás capaz de poner en su lugar a los bullies para que sus burlas y maldades no te importen. Mi experiencia demuestra que cualquiera puede dejar atrás el bullying y tener una vida ridículamente buena. Sé que tú puedes hacer lo mismo.

Para ayudarte a comenzar, quiero sembrar una idea en tu mente. Se trata de un control mental evidente, por supuesto, así es que si quieres bloquearlo, adelante, envuélvete la cabeza con papel aluminio. (Se verá tonto, pero por mí está bien si a ti no te importa.) La idea que quiero que consideres es que, aunque ser víctima del bullying es una experiencia horrible, también puede ser una gran oportunidad.

Sé lo que estás pensando: ¡Seguramente un canguro pateó a Nick en la cabeza! En realidad, fue un wallaby. Pero, fuera de eso, creo que puedes convertir a tu malvado bully en una fuente de bien para tu vida. En lugar de dejar que tu antagonista te vuelva loco, te deprima, ocupe cada uno de tus pensamientos, arruine tus noches y pisotee todos tus sueños, ¿por qué no cambiar las cosas?

imageAunque ser víctima del bullying es una experiencia horrible, también puede ser una gran oportunidad.

Los bullies quieren abusar de ti. En lugar de permitirlo, puedes usarlos como tus motivadores personales. Llénate de poder y deja al bully mordiendo el polvo. En las páginas siguientes, te ayudaré a construir defensas contra los bullies. Es un proceso que funciona al fortalecerte de adentro hacia afuera, desde tus pensamientos y sentimientos m ...