Loading...

UNA NUEVA REALIDAD

Maria José Flaqué  

5


Fragmento

AQUÍ EMPIEZA LA REALIDAD QUE
QUIERES MANIFESTAR

La oportunidad de escribir este libro se presentó en uno de los momentos más difíciles de mi vida hasta ahora. Hasta hace unos meses todo iba muy bien, disfrutaba viajar, mi libro Soy una mujer holística llegaba a su sexta edición, tenía la ilusión de iniciar una nueva etapa de vida con una pareja y estaba orgullosa de mis logros profesionales. Todos los días agradecía porque finalmente sentía que mi vida fluía con facilidad y de manera natural. Pero en mi corazón sabía que había un tema que estaba pendiente y unos patrones perjudiciales que, aunque los podía identificar, tenía miedo de cambiar. Si bien enseño sobre abundancia y espiritualidad, soy una mujer normal teniendo una experiencia sobre la Tierra, aprendiendo cómo vivir mejor, y no estoy exenta de retos. Todavía llegan a mi vida procesos de cambios fuertes y dolorosos que me hacen cuestionar mi realidad y golpean mi autoestima.

Yo sabía que no me iba a sentir plena hasta que enfrentara mi necesidad de aprobación de otras personas; todavía me costaba establecer límites sanos y hablar con claridad debido al miedo a no ser aceptada, especialmente por las personas cercanas a mí que amo profundamente. Tenía una creencia falsa que si dejaba ir el rol de niña buena que todavía conservaba en mi familia, me iba a quedar sola. Esta decisión de mantener mi imagen y de controlar todo mi entorno iba en contra de mi propia voz, de mis necesidades y de la persona que yo quería ser en el mundo, no me permitía brillar completamente ni conectarme plenamente con mi energía femenina, esa energía que trae contención y fluidez, esenciales para poder brillar.

Sentía todo lo contrario a la fluidez y la facilidad. Mi mandíbula estaba siempre contraída y creía que si dejaba ir el control, perdería lo más importante para mí, todo lo que le daba sentido a mi vida. Tenía que aprender que mi familia me amaría por ser quien era, no por mi habilidad de sostener a los demás y mi constante esfuerzo para que todos estuvieran felices. A pesar de que esta lección estaba pendiente hace años y yo sabía que pronto o temprano iba a llegar, no me imaginé que ocurriría de la manera y con la rapidez con la que sucedió.

En los meses previos a la escritura de este libro terminé la relación de pareja que me hacía mucha ilusión, lo cual cambió toda la dinámica con mi familia. Mi identidad en el mundo se transformó por completo de un momento a otro. Fue uno de los momentos más dolorosos que he vivido y en el que más miedo he sentido, porque no tenía garantías de que las personas cercanas a mí iban a continuar a mi lado. Yo anhelaba su presencia en mi vida, pero no podía aferrarme a mi deseo de controlar el resultado. Yo quería asumir el reto de cambiar la dinámica de mis relaciones familiares, pero pretendía que ocurriera en lo que yo consideraba el momento perfecto. En los meses siguientes, sucedieron una serie de eventos que me hicieron enfrentar esa lección que tenía que aprender. En lo más profundo de mi ser yo agradecía todos los días porque sabía que lo que había acontecido me ayudaría a ser más fuerte y a florecer en una nueva persona, pero mi corazón dolía. Los miedos y los patrones viejos limitaban mi existencia y no apoyaban la persona que quería ser. Mi motor para el cambio es mi compromiso profundo con ser una mejor persona todos los días y vivir lo más cerca que pueda a la expresión plena de mi alma, que es mucho más grande y expansiva que la actual.

Cuando tomas la decisión de cambiar algo en tu entorno, aceptas que ingrese una vibración muy poderosa a tu campo energético. Imagínate que estás en un escenario y eres la protagonista de la obra. De repente, tomas una pausa y le indicas al director que hay que cambiar por completo el guion, porque el actual ya no se siente bien. De un momento a otro todo cambia, hasta el escenario. Así, la vida se ajusta para reflejar tus deseos y te entrega lo que necesitas para que puedas vivir esa nueva realidad que anhelas. En mi caso, la lección que pedí aprender fue mucho más difícil que cualquier otra y cambió toda la obra de mi vida. Sé que este cambio también fue fuerte para las personas a mi alrededor, y todavía estamos en el proceso de aprender a transitar un camino nuevo. Aprendí que cuando le p

Recibe antes que nadie historias como ésta