Loading...

Noticia

 

 
 


La obra revela doce hechos ocurridos en el país en diferentes épocas, que parecen de no creer. Estos son sustentados gracias a informes oficiales, archivos históricos y textos de diferentes bibliotecas.

Por eso, ?no se trata de falsedades sino de documentos reales (...) que son presentados con rigor periodístico, lejos de la gran cantidad de brujos y estafadores que pululan en las emisoras de radio y programas de televisión y que se hacen llamar parapsicólogos?, comenta Esteban Cruz en su libro.

Para el desarrollo de estos expedientes se realizó una investigación de dos años, en las que se desclasificaron documentos coloniales y también varios archivos jesuitas de la Universidad Javeriana de Bogotá.

?Algunos fueron extraídos de internet, de las páginas desclasificadas de la CIA y el FBI. Otros se consiguieron gracias a la desclasificación que realizó Scotland Yard, la policía metropolitana de Londres, como fue el caso del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán. Cada documento tiene una historia diferente en su búsqueda y en su análisis. Por ejemplo, los archivos coloniales y antiguos que estaban escritos en otra redacción, se les aplicó la técnica de paleografía, una ciencia que se encarga del estudio de la escritura antigua?, explicó el antropólogo.

En dialogó con El País, Esteban Cruz Niño reveló algunos detalles sobre cuatro expedientes X de su libro.


Los nazis y el asesinato de Gaitán

Este magnicidio, aunque rodeado de muchos interrogantes, tiene, al parecer, un solo culpable, Juan Roa Sierra. Un joven capitalino proveniente de familia humilde, que siempre tuvo la ambición de ser un hombre poderoso y adinerado, por ello la gran admiración que le tenía ?Caudillo liberal?, según algunos datos que se revelaron sobre su vida.
Varios informes expuestos por Esteban Cruz en el libro, muestran a Juan Roa Sierra como un hombre misterioso y fanático de lo sobrenatural.

?El caso de Gaitán fue el que más me impactó, sobre todo por su importancia para el país. El archivo que desclasificó Scotland Yard en el 2012, describe un informe de dos agentes secretos que vinieron a investigar quién había mandado a asesinar a Gaitán y salen unos detalles interesantes del supuesto asesino, Juan Roa Sierra, como su conexión con la embajada alemana y el partido nazi, pues según esos datos, él trabajaba ahí como portero?, comentó.

También detalló que ?hay otros elementos que se encuentran en este capítulo que causan mucha curiosidad, por ejemplo, que la mitad de los hermanos de Roa eran mujeres y todas fallecieron de forma muy extraña antes de cumplir los 14 años. También, en esos documentos se encuentran los rituales que él hacía con un alemán en Bogotá, que era una especie de adivinador o brujo, en el que se miraba en un espejo como si Roa estuviera buscando un portal al futuro o al más allá. Todo esto, son una especie de pistas que tal vez lo influenciaron a cometer el asesinato?, sostiene.

Esteban Cruz Niño ha sido reconocido como funcionario público de la ciudad de Bogotá en temas étnicos y en temáticas relacionadas con el patrimonio histórico.

Ruido y azufre

El 9 de marzo de 1687, la ciudad de Bogotá se atemorizó por un fuerte estruendo sobrenatural que, según los archivos, aturdió a la población y logró propagar el pánico. ?Afuera, docenas de personas corrían despavoridas, los perros no paraban de ladrar, las campanas retumbaban y los pájaros se precipitaban contra el suelo?, relata el expediente.

?Este suceso estuvo mucho tiempo en la cultura popular. Yo encontré que en el primer periódico de Colombia, llamado ?El papel periódico de Santafé de Bogotá ilustrado?, había registro de lo que ocurrió esa noche. También dos sacerdotes lo describieron, el jesuita Juan Rivero en ?Historia de las misiones de los Llanos de Casanare y los ríos Orinoco y Meta? en 1736, y Joseph Cassani en ?Historia de la provincia de la compañía de Jesús del Nuevo reino de Granada? en 1741. Solo nos quedan esas narraciones que dicen que hubo un ruido espantoso en la noche, que olía a azufre, que se escucharon blasfemias y que nunca se supo de dónde venía ese extraño sonido?, detalló.

Las luces de Nobsa

?En este capítulo retrato lo que fue una experiencia personal, de cuando trabajaba en un programa de misterio de la cadena radial Caracol, porque mucha gente nos llamaba a comentarnos que en el municipio de Nobsa, Boyacá, era muy común ver el fenómeno ovni. Fuimos hasta allá y pensé que nos íbamos a encontrar con dos o tres aficionados con fotografías borrosas o montajes, pero la mayoría de las personas nos empezaron a contar que habían visto luces o esferas que se reflejaban en los cerros; y también descubrimos que en el centro del pueblo hay un escudo que muestra la riqueza y las cosas importantes que tiene el municipio con un ovni dibujado?, resaltó Cruz.

Además, comentó el escritor, ?muchos decían que sí los habían visto. Por eso, después me fui a ver los archivos del siglo XIX, que decían que durante la Colonia sobre un cerro se veía una luz muy extraña y que la asociaban con el demonio. Hasta allá fue un sacerdote y realizó un exorcismo, puso una cruz que todavía sigue allí y le llaman la Cruz de Aranda. Lo curioso de todo esto es que a las personas que entrevisté, sin decirles que era periodista, me dijeron que de ese cerro seguían saliendo luces?.

El extraño caso de Trinidad Forero

Era 1852 y en la ciudad de Bogotá, unos soldados descubrieron algo insólito y perturbador. Una mujer que fue torturada y aprisionada hasta tomar un aspecto casi terrorífico, por los absurdos celos de su patrona. La había golpeado, le arrancó el cabello con sus propias manos, le depiló las cejas, las pestañas y hasta le quitó los dientes.

?Este caso fue registrado por el payanés José María Cordovez Moure, un cronista muy bueno que plasmó varios hechos que ocurrían en Bogotá en el siglo XIX. Él describió los detalles de este crimen en su libro ?Reminiscencias de Santafé y Bogotá de 1900?, que causó repugnancia entre los pobladores del país. El expediente relata los detalles de cómo una mujer fue brutalmente torturada y fue puesta en un espacio muy pequeño, en el cual poco a poco se fue convirtiendo prácticamente en un monstruo y fue descubierta por un grupo de soldados que habían estado en las guerras de ese momento?, relató el autor de Expedientes X.

Otros expedientes

Historias sobre pirámides, asesinatos políticos, predicciones futuristas y ovnis, también se pueden encontrar en el libro obtenidas de archivos y documentos desclasificados.

?Fuera del magnicidio de Gaitán también hay otro crimen político como el del senador Rafael Uribe Uribe que ocurrió en 1914, del que se recrean ciertas conspiraciones alrededor de su asesinato; la Pirámide de Tulcán que se encuentra en Popayán, la visión futurista que tuvo el escritor bogotano José Antonio Osorio Lizarazo en su libro ?Barranquilla 2132?, donde describe una serie de elementos que resultan imposibles para la época en que escribió y también experimentos paranormales de la CIA sobre la isla de San Andrés?, precisó Esteban Cruz.

 

Noticia publicada en El País de Cali: https://www.elpais.com.co/cultura/expedientes-x-colombia-el-libro-de-esteban-cruz-sobre-sucesos-paranormales.html?fbclid=IwAR38k0E_qu5MmfzrrlVNmFEHPVaK8vj8ZMrTQvGdMua8MVPB4pUbQo2xbjE

 

Compártelo: