Loading...

Noticia

El escritor e historiador Juan Esteban Consta√≠n explora en su libro '√Ālvaro', la vida de una de las figuras pol√≠ticas m√°s importantes, y a la vez m√°s cuestionada, de la Colombia del siglo XX. Habl√≥ con SEMANA por qu√© decidi√≥ hacerlo.

 

SEMANA: ¬ŅPor qu√© escribir una biograf√≠a de √Ālvaro G√≥mez Hurtado?

Juan Esteban Consta√≠n: Por varias razones, pero sobre todo, porque desde hace m√°s de 20 a√Īos he estudiado sus ideas con admiraci√≥n. S√© que defenderlo a √©l y a su pensamiento es muy dif√≠cil, pero fue un gran estadista y uno de los grandes pol√≠ticos del siglo XX. La aventura comenz√≥ cuando su familia me pidi√≥ dirigir la edici√≥n de sus obras selectas. Empec√© con un ensayo introductorio; pens√© que iba a ser de 20 p√°ginas, y al final salieron 400. Adem√°s, la vida de √Ālvaro es un laboratorio privilegiado para narrar y conocer la historia del siglo XX en Colombia, en donde hay una cantidad de discusiones pol√≠ticas e ideol√≥gicas en las que √©l es un testigo y actor privilegiado. Por lo general, se lo juzga desde una perspectiva partidista: sus enemigos lo odian por herencia, y sus seguidores lo adoran con una devoci√≥n casi religiosa.

 

SEMANA: ¬ŅPor qu√© plantea que ha sido mal juzgado?

J.E.C.: Su fama, junto a la de su padre Laureano, de ser sectario, y en ocasiones de radical o violento no es gratuita. Pero hay que entender que vivieron en tiempos en los que el sectarismo político de conservadores, liberales o izquierda era el método exclusivo para relacionarse con los demás. El problema es que durante el Frente Nacional sus enemigos fueron muy hábiles en descargar en ellos la culpa de La Violencia, de esa guerra civil no declarada.

 

SEMANA: ¬ŅC√≥mo es posible que, habiendo tantas posiciones sectarias, esta fama qued√≥ en manos de los G√≥mez?

J.E.C.: Hay historiadores que mantienen los prejuicios expuestos en una historia que se podr√≠a decir oficial. Laureano fue muy agresivo en su gesti√≥n parlamentaria. Dej√≥ muchos enemigos a cuestas que hered√≥ √Ālvaro. Esos odios en cierta medida sirvieron para estigmatizar a los G√≥mez como instigadores de la violencia, cuando no eran los √ļnicos. Se podr√≠a decir que el establecimiento liberal siempre resucitaba el pasado para atacar a √Ālvaro cuando, en realidad, √©l hab√≠a oficiado una evoluci√≥n profunda en el lenguaje y las ideas. Todos eso prejuicios fueron reproducidos en la historia del pa√≠s y se olvid√≥, por ejemplo, que Laureano y √Ālvaro fueron protagonistas en la constituci√≥n del Frente Nacional, un hecho que trajo paz. En ese momento un pacto de perd√≥n y olvido que sirvi√≥ para todos, menos para ellos.

 

SEMANA: En este sentido, ¬Ņse puede decir que la historia de Colombia ha sido contada por los liberales y por la izquierda?

J.E.C.: En lo fundamental, s√≠. La historia de Colombia tiene dos vertientes narrativas. Una, la de los protagonistas que cuentan su historia, con su respectivo sesgo; y luego, hay una consolidaci√≥n cient√≠fica de la historia que es rigurosa, pero en la que influyen los prejuicios de la historiograf√≠a partidista. El liberalismo, en el siglo XX, se asocia con una serie de virtudes que hace que tenga mucho m√°s glamour y prestigio. Un personaje como √Ālvaro G√≥mez ten√≠a todas las de perder. No deja de ser parad√≥jico que los voceros de esas ideolog√≠as m√°s abiertas resultaban m√°s sectarios y radicales, mientras que √©l ten√≠a una postura provocadora y libre.

 

SEMANA: ¬ŅEra √Ālvaro la persona que m√°s sab√≠a de marxismo en el pa√≠s?

J.E.C.: No s√© si el que m√°s, pero conoc√≠a profundamente la obra de Marx. Estaba obsesionado con entenderla, porque as√≠ la pudo criticar. Desde que era joven, en Berl√≠n, compraba en los kioskos, a escondidas de Laureano, claro, libros de Marx y Engels. Le parec√≠an ideas interesantes. Una an√©cdota: cuando lo secuestraron, √Ālvaro termin√≥ ense√Ī√°ndoles marxismo a los guerrilleros del M-19 y ellos quedaron encantados con el conocimiento que √©l ten√≠a. Se podr√≠a decir se produjo un s√≠ndrome de Estocolmo, pero al rev√©s.

 

SEMANA: Usted hace √©nfasis en que √Ālvaro denunciaba el r√©gimen. Siendo due√Īo de 'El Siglo?, ?24 Horas?, y teniendo en cuenta la tradici√≥n pol√≠tica de su familia, ¬Ņno hac√≠a √©l parte de dicho r√©gimen?

J.E.C.: De alguna manera s√≠, y √©l no lo ocultaba. Una paradoja que se√Īalo en el libro, consiste en que nadie encarnaba m√°s el poder pol√≠tico en Colombia que √Ālvaro G√≥mez, y al mismo tiempo, durante toda su vida, fue un inconforme con el establecimiento. Estaba dentro porque no pod√≠a evitarlo, pero era un cr√≠tico profundo de los proyectos tan mediocres y fallidos de la √©poca. En el Frente Nacional, √Ālvaro hace parte de la primera coalici√≥n del gobierno, y lo sacan rapid√≠simo porque se opone al esquema pol√≠tico que se estaba llevando a cabo. Era un inconforme, buscaba el poder para transformar las cosas. La figura de √Ālvaro G√≥mez es una vuelta de tuerca para lo que significa ser conservador, o ser progresista.

 

SEMANA: ¬ŅPor qu√© estuvo en contra, entonces, de la reforma agraria?

J.E.C.: Consideraba que hab√≠a una concesi√≥n demag√≥gica sobre unas hip√≥tesis no demostradas acerca de lo que se deb√≠a hacer con el agro colombiano. √Ālvaro reconoce que hay que expropiar para volver a repartir la tierra, pero el Estado no se pod√≠a quedar solo con eso. Para √©l, el problema era tan complejo que exig√≠a otras variables que los campesinos colombianos no ten√≠an. Para √©l, si hab√≠a expropiaci√≥n esa deber√≠a generar riqueza. Pero cre√≠a que a los campesinos se les iba a entregar sin el apoyo t√©cnico y econ√≥mico. √Čl pensaba que esa forma de repartir la tierra era nefasta porque sin una buena planeaci√≥n estatal tarde que temprano los terratenientes comprar√≠an esos terrenos a precio de papel mojado. Y fue lo que pas√≥, √©l lo vaticin√≥.

 

SEMANA: Otro argumento que se utiliza para construir esa imagen negativa de √Ālvaro es que √©l fue uno de los causantes de la creaci√≥n de las Farc con sus debates sobre las rep√ļblicas independientes?

J.E.C.: Uno no puede negar lo que la gente es, y √©l era un conservador con una disputa vital contra el comunismo. El contexto hist√≥rico de sus discursos es clave. El Frente Nacional era una soluci√≥n para la √©poca, pero encubri√≥ problemas y fen√≥menos que estaban apenas surgiendo. Hab√≠a una visi√≥n simplista del fen√≥meno guerrillero, y en el Frente Nacional cre√≠an que las guerrillas eran una continuaci√≥n del bandolerismo liberal-conservador. En ese contexto, √Ālvaro G√≥mez hace la cr√≠tica de las rep√ļblicas independientes, se√Īalando que Colombia ten√≠a m√°s territorio que Estado, una cr√≠tica que sigue vigente.

 

SEMANA: ¬ŅA qui√©n le ha ido peor con la Historia: a los G√≥mez o a Gustavo Rojas y su descendencia?

J.E.C.: A los G√≥mez, aunque no se puede dar un veredicto concluyente. A Laureano y √Ālvaro los amaban, pero en especial, encarnaron m√°s odio que cualquier otra figura pol√≠tica en este pa√≠s.

  

SEMANA: ¬ŅCon qu√© otros personajes de la historia de Colombia la historiograf√≠a ha sido injusta?

J.E.C.: Con Virgilio Barco. Hay una leyenda negra, urdida por los alvaristas, de que Barco estaba enfermo, de que era un presidente senil en manos de sus consejeros y no ten√≠a poder sobre la situaci√≥n del pa√≠s. Investigando para este libro, descubr√≠ lo contrario. No estaba tan mal como dec√≠an sus enemigos, y ten√≠a el dominio en un momento en el que el narcotr√°fico desafiaba al Estado. Virgilio se opone con hero√≠smo, y se lanza a encontrar caminos de di√°logo con el M-19. Adem√°s, hace una reforma institucional para que se acaben las causas objetivas de un gran n√ļmero de problemas, cuyo m√©rito va a cobrar luego Gaviria. Barco fue muy valiente, sin sus decisiones no hubiese habido constituyente del 91.

 

SEMANA: ¬ŅPor qu√© en Colombia tendemos a leer la historia en blanco y negro?

J.E.C.: Esa narrativa maniquea nace con la Independencia. Para legitimar a la nueva rep√ļblica se construy√≥ un discurso de buenos y malos en los que los primeros eran los patriotas y los segundos los espa√Īoles y realista. Eso sigui√≥ y tom√≥ m√°s fuerza con la creaci√≥n de los partidos. Los liberales para legitimarse convirtieron en villanos a los conservadores y viceversa. Y as√≠ nos hemos mantenido siempre necesitamos de un relato con un h√©roe y un villano. Aqu√≠ la lectura hist√≥rica y de la realidad solo admite blanco o negro. Algo as√≠ sucede ahora con las redes que est√°n dise√Īadas para eso, para una lectura sin matices, se podr√≠a decir que la historia de Colombia fue precursora de las redes sociales.

 

SEMANA: ¬ŅQui√©n mat√≥ a G√≥mez?

J.E.C.: Es una triste paradoja que la bandera obsesiva de √Ālvaro fuese la justicia, y que el crimen que le cost√≥ la vida est√© signado por la sombra de la impunidad. No me ocupo de las hip√≥tesis sobre su muerte, porque creo que lo fundamental es lo otro: hablar de √©l como pensador y estadista.

 

SEMANA: ¬ŅQu√© ecos de la labor de √Ālvaro G√≥mez quedan en la Colombia de hoy?

J.E.C.: Hay una impronta muy grande en las instituciones colombianas, por ser coautor de la Constituci√≥n del 91. √Čl se sent√≠a muy orgulloso de lo que sali√≥ de all√≠. Al final, all√≠ se refleja la diversidad de la naci√≥n colombiana. En los √ļltimos tiempos volvi√≥ a salir el tema de un acuerdo sobre ?lo fundamental', que tanto destacaba √Ālvaro, y creo que esa discusi√≥n sobre lo fundamental para el pa√≠s es necesaria y est√° pendiente.

 

SEMANA: ¬ŅQu√© le preocupa de la Colombia de hoy?

J.E.C.: Que se est√© reeditando el sectarismo y la ceguera ideol√≥gica de los a√Īos 40. Es una desgracia, porque el Frente Nacional tuvo defectos, pero una virtud: nos purg√≥ del sectarismo bipartidista. Pero resulta que ha revivido, aunque es muy pronto para decir en d√≥nde est√° la causa de este fen√≥meno. Ojal√° el tiempo nos d√© la respuesta.

 

Noticia publicada en REVISTA SEMANA: https://www.semana.com/enfoque/articulo/entrevista-a-juan-esteban-constain-sobre-su-alvaro-su-vida-y-su-epoca/624528

 

 

Comp√°rtelo: