Loading...

Noticia

?Ser√° larga la noche? (Random House) es la nueva novela negra del escritor bogotano. Un tiroteo visto por un menor de edad y un contexto de posacuerdo sumergen al lector en un misterio que parece involucrar a una comunidad cristiana del Cauca.

 

A medida que avanzan las páginas, y a medida que avanzó la conversación con Santiago Gamboa una tarde en la que se percibe el caos de Bogotá que se menciona fugazmente en Será larga la noche, se va vislumbrando una nueva visión sobre la historia del conflicto armado en Colombia. Una visión desde la literatura que muestra que muchos de los acontecimientos de la guerra podrían leerse como una gran novela negra, o mejor, como muchas novelas negras. Misterios que enlodan las llamadas fuerzas oscuras que se camuflan en el poder, en las iglesias, en las instituciones del Estado que han perdido su credibilidad por la corrupción, que más que un mal general de nuestra soberanía es un elemento inherente a nuestra condición humana.
 

Julieta Lezama, una periodista independiente, y Johana, una exguerrillera de las Farc, son las encargadas de investigar un enfrentamiento en una carretera aleda√Īa al Cauca, en uno de los pasadizos que parecen extraviarse entre la maleza y las profundidades de un pa√≠s que ha visto perder a sus habitantes entre la tierra y los r√≠os. Julieta y Johana representan a una poblaci√≥n que ha tenido que encargarse de la justicia de sus muertos, de sus desaparecidos. La ausencia de un Estado, la impunidad que recae sobre la historia de las v√≠ctimas en Colombia y las estrategias de un sector del poder por negar las memorias de la guerra invitan a los mismos habitantes a buscar mecanismos para defenderse, para darse a escuchar, para esclarecer lo que el Estado mismo ha ignorado.

?En Colombia, la justicia está atorada. Hay una grandísima impunidad que proviene, además, de muchas cosas. Primero, del absoluto desamparo y de la ausencia de Estado en muchísimas regiones del país donde ocurren estos crímenes. Por ejemplo, a mí me impresionó mucho el crimen de la candidata Suárez, que es una cosa muy parecido a lo que ocurre en la novela. A dos o tres semanas no sabemos quién fue. Entonces un planteamiento como el de mi novela no es un planteamiento de mi novela, es la pura realidad. Aquí el problema es que la impunidad opera en diferentes formas, pero siempre pareciera que gana?, afirmaba Gamboa.

¬†La novela est√° compuesta por elementos que dan cuenta de los factores que han permeado la totalidad del territorio nacional de violencia, desigualdad y dolor. Comunidades ind√≠genas que fueron v√≠ctimas de la guerra, poblaciones diezmadas y recelosas con los peregrinos, ni√Īos que crecen con im√°genes ag√≥nicas y salpicadas de sangre, un personaje que viene de las entra√Īas de la guerra y que encarna la idea misma de la reconciliaci√≥n como el mayor de los prop√≥sitos de una sociedad en tr√°nsito hacia la paz van determinando un relato que invita a observar los retos de nuestro tiempo y a afrontar la responsabilidad de asumir nuestras memorias y los m√ļltiples caminos del porvenir.

?En el caso de mi novela, uno de los elementos fundamentales son las iglesias evang√©licas, que es otro de esos problemas que son del posconflicto, porque si sigui√©ramos en guerra a nadie le importar√≠an. En el plebiscito se hicieron notar como un grupo de poder pol√≠tico y este es un problema que compartimos con Am√©rica Latina. Bolsonaro fue apoyado por varias iglesias. Curiosamente, en M√©xico, que es un gobierno de izquierda y progresista, tambi√©n tiene cercan√≠a L√≥pez, porque la esposa es cercana a una iglesia. Esas iglesias, para m√≠, forman como un conglomerado interesante de mirar. Me llam√≥ la atenci√≥n hacer una peque√Īa investigaci√≥n literaria en un mundo tan sospechoso. Respeto la espiritualidad como mejor le parezca. Pero ya cuando el pastor llega con la foto de un pol√≠tico y le dice a la gente que tiene que votar por √©l porque √©l como el pastor le ha vendido los votos de esa feligres√≠a, lo cual se convierte en un delito. No es normal que se haga pol√≠tica sobre la base de una creencia religiosa, porque vamos a suplantar la Constituci√≥n por la biblia. Son personas que nos van a obligar a vivir como sociedad de acuerdo con los preceptos morales de una religi√≥n. Entonces, ¬Ņqu√© es lo que pasa? Ellos se amparan en la libertad de culto para llegar a donde llegan, pero el hecho de que lleguen a la pol√≠tica es un atentando contra la libertad de culto, porque lo que hacen despu√©s como senadores y representantes es decir que hay que prohibir la adopci√≥n de parejas gay porque su fe no se los permite, entonces atentan contra la libertad de culto porque hay gente que piensa distinto y que cree en otras cosas. El culto y la espiritualidad no son solamente religiones. La espiritualidad tambi√©n es la literatura, la m√ļsica, otras cosas, entonces por qu√© lo tengo que vivir de acuerdo con los preceptos de ellos, y por eso, para m√≠, son un problema de seguridad nacional. O nos meten en cintura o esto va a ser el desmadre?, contaba Gamboa.

?Danos hoy nuestra pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden...?. Ese fragmento del padrenuestro fue traído a colación para recordar que en los días previos al plebiscito muchos evocamos esta oración para recordarle a un país católico por tradición, y quizá por convicción, que sus palabras y mensajes servían a la perfección para entender la esencia del perdón entre hermanos que llevaban varios lustros matándose en nombre de los intereses del poder.

?Hacer la paz significa ejercer la violencia contra uno mismo. Tener que darle la mano a una persona que te hizo da√Īo. S√≠ creo en la reconciliaci√≥n, a pesar de que el Gobierno quiere desmontarlo. Tenemos la obligaci√≥n de seguir luchando. Es que mi novela es as√≠? de posconflicto en la medida que quiere mirar cosas nuevas y ver cu√°l es la situaci√≥n de la Colombia de hoy y por d√≥nde vamos. S√≠, es preocupante, pero debemos seguir. No soy creyente, pero estoy dispuesto a hacer lo que dicen estas oraciones. Darle la mano al enemigo. Mi personaje es un modo de decir que no puedo contratar a un desmovilizado porque no tengo terreno ni empresas, pero como soy novelista s√≠ puedo traer uno con mi novela y darle un espacio y darle vida? Comprender es un modo de tener y transmitir afecto. Interesarse por alguien es un modo de comprender y de ser perdonado y perdonar. El perd√≥n es como el amor, no se puede obligar, tiene que nacer. Es un modo de incorporarlo en la vida?, concluy√≥ el escritor bogotano.

¬†VII Festival Gabo en Medell√≠n: Sidarta Ribeiro (Brasil), neurocient√≠fico e investigador de la memoria y los sue√Īos, y Santiago Gamboa (Colombia), escritor y periodista, conversar√°n con Karim Ganem Maloof (Colombia), editor de El Malpensante, sobre el impacto de los sue√Īos y las pesadillas en el oficio narrativo.
 
 

Comp√°rtelo: